La Industria De Tragamonedas Enfrenta Un Futuro Difícil

Las perspectivas para la industria de máquinas tragamonedas de los Estados Unidos continuarán siendo sombrías, de acuerdo a los analistas del sector, que evidenciaron que este mes el mercado de reposición de equipos por parte de los casinos, observó cifras por debajo de las estimaciones.

Todd Eilers, fundador de Eilers Research dijo que la lenta demanda de los casinos en los Estados Unidos y Canadá en junio, podría dar lugar a una disminución de 28,6% en las ventas de tragamonedas en Norteamérica para todo el 2014. Su proyección de ventas para el 2015 bajó en un 6 por ciento.

El analista de juego de Buckingham Research Group, Brian McGill, no cambió su estimación de ventas para este año, pero bajó su proyección para el 2015 en un 5 por ciento.

Confió que los retrasos en la apertura de nuevos casinos, particularmente en Massachusetts y Filadelfia, incidieron en la situación.

Asimismo, el cierre de seis casinos este año contribuyen a la reducción de las ventas de slots.

Eilers dijo que 9.675 máquinas tragamonedas serán consideradas fuera de servicio hacia el final de la semana.

El martes, el casino Trump Plaza se conviertió en el cuarto establecimiento que cerrará sus puertas en Atlantic City, mientras que el Margaritaville en Biloxi, se convertirá en el segundo cierre en Mississippi el viernes.

Caesars Entertainment Corp. controla más de 3.600 máquinas tragamonedas apagadas. La compañía cerró el Horseshoe Casino en Mississippi en junio y el Showboat Atlantic City dejó de funcionar el 31 de agosto.

Muchas de las tragamonedas podrían reasignarse a otros casinos de Caesars y Eilers dijo que los fabricantes podrían tratar de enviar hasta el 40% de las restantes máquinas tragamonedas a los casinos de Estados Unidos.

Muchos de los juegos tienen una gran cantidad de desgaste, pero otros -como las 2.200 máquinas del Revel en Atlantic City recientemente cerrado- son prácticamente nuevos.

Algunos de las tragamonedas "serán destruidas, ya que son demasiado viejas, o enviadas a los mercados internacionales", dijo Eilers.

Los proveedores intentarán redistribuir máquinas alquiladas, de las que son propietarios, pero que comparten sus ingresos con los casinos.

Los fabricantes de máquinas tragamonedas gastaron millones de dólares para desarrollar y mostrar sus más recientes juegos en la Global Gaming Expo en Las Vegas, que se abrirá en 15 días, mientras el sector manufacturero se está consolidando.

Scientific Games Corp., un proveedor de la lotería que compró a WMS Industries el año pasado por U$s 1.500 millones, está gastando 5.100 millones de dólares para la adquisición de Bally Technologies. El año pasado, Bally compró al fabricante de equipos de juegos de azar SHFL Entertainment por U$s 1.300 millones.

Mientras tanto, el gigante de la lotería italiana GTECH Holdings International está adquiriendo a International Game Technology (IGT) por 6.400 millones de dólares, el mayor acuerdo de compraventa de la industria del juego en casi 10 años.

La semana pasada, Global Cash Access anunció la compra
de Multimedia Games por U$s 1.200 millones.

Los analistas dicen que estos acuerdos, servirán para fortalecer y cambiar las perspectivas de las empresas de máquinas tragamonedas, para impulsar el desarrollo de nuevos títulos y la tecnología de juego. Mientras tanto, los canales para colocar los juegos existentes crecerán.

McGill dijo a los inversionistas que el negocio de IGT "permanece en una caída libre". La compañía continúa perdiendo ventas frente a los pequeños fabricantes como Multimedia, Konami Gaming, Aristocrat Technologies y Ainsworth Game Technology.

"Nuestros controles realmente no podrán ser mucho más negativos en las perspectivas de ventas para (IGT)", dijo McGill. "Esperamos ver a IGT que continuará compartiendo la pérdida en el futuro, que debe crear una oportunidad para los combinados Bally-Scientific Games y Multimedia Games".

McGill dijo que las adquisiciones anteriores de Scientific Games y Bally, se beneficiarán de la nueva compañía resultante de la fusión.

A principios de este mes, Bally anunció un acuerdo con la Lotería de Ontario y Gaming Corp. por un sistema de gestión de juegos para supervisar las máquinas tragamonedas en una provincia canadiense. La transacción, por lo que los términos financieros no fueron revelados, se anunció en 2011, pero se retrasó por cuestiones políticas.

"Este acuerdo también podría calmar algunos temores sobre una caída en el negocio de sistemas de Bally, ya que representa un importante nuevo cliente que debería ayudar a llenar el vacío dejado por la conclusión de (otros proyectos a gran escala)" dijo Eilers.

El mayor desafío de los fabricantes de máquinas tragamonedas es encontrar nuevos mercados.

McGill consideró que los esfuerzos de expansión de casinos están estancados en Kentucky, Florida, Illinois y Nueva Hampshire. Colorado está considerando una enmienda constitucional para permitir las máquinas tragamonedas en los hipódromos.

Finalmente Massachusetts podría albergar 9.000 máquinas tragamonedas menos, si se vota a favor en un referéndum para la revocación de los planes de expansión de casinos en noviembre próximo.

El estado de Nueva York que busca añadir cuatro casinos al norte de su territorio. En cuanto a Filadelfia, los reguladores de juego de Pennsylvania podrían otorgar una licencia final de juego para fines de año. El asunto fue debatido durante casi dos años.

Muchos analistas ven pocas esperanzas de mejora en el mercado de las tragamonedas.

Las difíciles condiciones de mercado afectarán las ventas de tragamonedas, reducirán el número de nuevos sistemas de administración de casinos, y reducirán también los ingresos compartidos por juegos entre los casinos y los fabricantes.

"En nuestra opinión, es difícil ver un revés significativo,en términos de ingresos en toda la industria, para cualquiera", dijo McGill.


 

 

Fuente:www.reviewjournal.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner