Phil Ivey Perdió

El jugador de póker profesional Phil Ivey, de 38 años, apodado "el Tiger Woods del póker", perdió el juicio que mantenía con un casino de Londres, por el cual pretendía que la casa de juegos le pagara 7,7 millones de libras esterlinas ganadas durante unas partidas de Punto y Banca. El juez dictaminó que la técnica utilizada por el jugador, para detectar pequeñas variaciones en el patrón impreso en la parte posterior de los naipes, es considerada una trampa según el derecho civil.

Con esa técnica Ivey pudo adivinar el valor de la siguiente carta que salía del sabot, simplemente pidiendo al croupier girar el naipe en 180 grados para ver el patrón del dibujo impreso.

Afirmó que había explotado las fallas del casino en tomar medidas de seguridad adecuadas, y que ellos (el staff del casino) honoraron todas sus peticiones sin preguntar. "Para decirlo sin rodeos, jugó, ganó y deberían pagar", dijo su abogado, Richard Spearman.

La Corte había oído que se creó un "aire de superstición" para engañar a personal del casino, acerca de lo que Ivey y un colega fueron haciendo durante una serie de partidas privadas, donde terminó ganando 7,7 millones de libras esterlinas.

Pero en su fallo el juez John Mitting dijo que Ivey utilizó al croupier como un agente inocente y que sus superiores también habían sido conscientes de lo que estaba pasando durante el juego en agosto del 2012.

El personal del Crockfords Club tenía conocimiento del defecto en la parte posterior de las cartas, que fueron utilizadas durante cuatro partidas de Punto y Banca.

Ivey denunció al casino ante el Tribunal Supremo de Londres el 7 de mayo de 2013, alegando que sus métodos eran legales.

"El consiguió una ventaja que el juego no permite" dijo el juez. "Eso desde mi punto de vista es un engaño".

Ivey expresó su decepción e insistió en que su técnica era una estrategia legítima, a pesar del fallo juez que determinó no tenía derecho al dinero. Ivey dijo que el casino debería haber tomado mejores medidas para defenderse de su técnica de juego. "Es evidente que hoy el juez no estuvo de acuerdo", dijo en un comunicado.

Los abogados de Ivey tienen la posibilidad de renovar la demanda ante la Corte de apelaciones.

Una portavoz del casino Crockfords dijo que la "política es no hablar de los asuntos de nuestros clientes en público y lamentamos mucho el procedimiento que se emprendió en contra de nosotros".

"Atribuimos la máxima importancia a nuestra reputación ejemplar de una conducta justa, honesta y profesional, y el fallo de hoy reivindica los pasos que hemos dado en esta materia", agregó.


 

 

Fuente:www.independent.co.uk

 

 


 
Banner
Banner
Banner