Duro Golpe A La Mafia Del Juego

En un imponente operativo, efectivos de la policia fiscal italiana (Guardia di Finanza) de la provincia de Lecce, en el sureste del país, detuvieron hoy a 27 personas pertenecientes a dos grupos criminales, que a través de la intimidación, impusieron una suerte de "monopolio ilegal" de producción y distribución de equipos de juego en la región Apulia.

Los efectivos de esa repartición policial actuaron de acuerdo a lo prescripto por la legislación antimafia, procediendo a la incautación de un importante patrimonio inmobiliario y bienes en activos, producto de acciones delictivas de esas organizaciones criminales, estimados en más de 12 millones de euros.

Estos bienes se componen de 69 edificios, 25 terrenos, tres automóviles, diez socedades de capital, dos empresas individuales y dinero de las cuentas corrientes de quince bancos.

Por otra parte, con la ayuda de otros departamentos del cuerpo de Policía, se incautaron 270 dispositivos ilegales de juego en comercios situados en la provincia de Lecce y en varias regiones del país.

El operativo denominado "Clean Game" (Juego Limpio), se realizó en las ciudades de Lecce, Alliste, Tricase, Racale, Copertino, Taviano, Carmiano, Gallipoli, Monteroni, Melissano y Mesagne.

En la orden de captura -emitida por la juez de Instrucción del Tribunal de Lecce, Antonia Martalo, a petición de los fiscales de la República Carmen Ruggiero y Giuseppe Capoccia y del procurador de la República, Cataldo Motta-, se dispuso la prisión de 19 personas y la detención domiciliario de los ocho sujetos restantes.

Los delitos por los que se acusa a estos individuos son los de conspiración de tipo mafioso, fraude contra el Estado, fraude informático, ejercicio ilegal de juegos de azar agravado por método mafioso, competencia ilegal con amenazas o violencia, transferencia fraudulenta de activos, corrupción por acciones contrarias a las obligaciones legales, y asociación con fines delictivos.

Los operativos realizados en la mañana de hoy, son la culminación de una larga y compleja investigación, que comenzó en 2010, tras el hallazgo de numerosas irregularidades durante los controles específicos llevados a cabo en varios establecimientos de juego.

En particular, se descubrieron manipulaciones en aparatos electrónicos para jugar al póker, especificamente la conexión a Internet, que se realizaba obviando el circuito autorizado por el ente regulador italiano, a traves de terminales que ofrecían el juego desde servidores de operadores extranjeros sin autorización.

Ante las evidencias registradas, se procedió a realizar investigaciones aprofundidas, con escuchas telefónicas, actividades de observación, vigilancia y evaluaciones técnicas sobre diversos juegos incautados, por lo que fue posible determinar la conducta ilegal de dos grupos criminales.

El primero, era gestionado por la familia De Lorenzis, un grupo empresarial muy conocido de Racale, en Lecce, que opera en el alquiler de videojuegos, y que, haciendo uso sistemático de métodos mafiosos creados por afiliados
históricamente cercanos al famoso clan mafioso de los Troisi de Casarano, y de los Padovano en Gallipoli, en la provincia de Lecce, había creado un veraadero "cartel", imponiendo a numerosos comercios de la zona el alquiler de sus dispositivos de juego, al tiempo que evitaba el acceso a los competidores en ese mercado.

Otro grupo minoritario, siempre operando en Racale y también vinculado al primero por lazos familiares, se dedicó principalmente a la alteración y la venta de trajetas electrónicas para máquinas de videopóker y tragamonedas, como así también otros terminales de apuestas.

Las investigaciones de la Guardia di Finanza demostraron que las acciones no se limitaron a los juegos de azar, pero también en el ejercicio de actividades financieras ilegales. De hecho, con el fin de someter a los propietarios de los locales con máquinas de juego y crearles una grave situación de dependencia financiera, suministraban préstamos con el fin de fomentar las actividades de puesta en marcha, y a continuación, exigiendo la devolución inmediata del capital prestado, amenazaban con cobrar los pagarés si no se instalaban sus aparatos de juego.

En algunos casos, como consecuencia de esa conducta, la organización criminal fue capaz de tomar posesión de las actividades comerciales relacionadas con los clientes en dificultades económicas graves.

La evaluación técnica realizada en las máquinas de juego incautadas finalmente reveló que las actividades de gestión y organización de los juegos de azar (a través de la distribución y alquiler de videojuegos ilegales), también incluyeron la alteración fraudulenta del software de ciertos dispositivos de nueva generación para el mercado italiano, conocidos como "new slot".

Estos equipos, aunque están conectados a la red informática del ente regulador, fueron manipulados con el fin de transmitir sólo parcialmente los datos al centro oficial, con el fin de evadir impuestos. Asimismo, con la manipulación sobre las máquinas de juego, se alteraba la cantidad y valor de las ganancias producto de las apuestas de los jugadores, convirtiendo estos dispositivos en una operación ilegal altamente rentable.

En particular, se determinó que el grupo delictivo podía controlar de forma remota los ciclos de premios, disminuyendo el porcentaje de victorias de cada máquina; por lo que cuandola máquina estaba a punto de erogar un premio importante, se intervenía para evitarlo o limitar su cuantía.

En el operativo de hoy, sólo para ejecutar la detención de los acusados, se emplearon a más de 150 efectivos de la provincia de Lecce, con la ayuda del personal de la vecina Jefatura Provincial de Brindisi y Taranto, y la cobertura de un helicóptero del Departamento Aeronaval de Bari.


 

 

Fuente:www.ilvelino.it y www.leccesette.it

 

 


 
Banner
Banner
Banner