Ex Trabajadores De Casinos De Atlantic City Pierden Subsidios

La crisis que envolvió a los casinos de la ciudad de Atlantic City en Nueva Jersey, otrora segundo centro del juego de los Estados Unidos por detrás de Las Vegas, obligó al cierre de varios establecimientos dejando a sus trabajadores sin empleo en medio de la metrópoli de la Costa Este que lucha por reencontrar su estabilidad económica.

Ahora, para cientos de ex trabajadores de los casinos, se está agotando el tiempo para continuar recibiendo los beneficios estatales de ayuda al desempleo.

Hasta la semana pasada, había aproximadamente 600 solicitudes de prestaciones por desempleo activas para ex empleados de los casinos Revel, Showboat y Trump Plaza, dijo Kerri Gatling, portavoz del Departamento de Trabajo y Desarrollo Laboral estatal.

El estado tuvo 5.500 reclamaciones de los trabajadores de los casinos que cerraron sus puertas, incluyendo a los empleados del Atlantic Club Casino, cerrado en el 2014.

Aproximadamente 300 de éstos son los que perderán sus beneficios de desempleo este mes, y los ex trabajadores de los restantes casinos perderán también las ayudas en los próximos meses, dijo Gatling. A partir de abril del 2014 hasta el mes pasado, 3.300 ex empleados de los cuatro casinos agotaron las prestaciones por desempleo, agregó.

Chuck Jones, de 62 años, de Atlantic City será uno de esos 300.

Jones perdió su trabajo como empleado en el Trump Plaza después de 27 años, cuando el casino cerró el año pasado. Este hombre no está casado y con su discapacidad no puede conducir y básicamente se quedó en su hogar desde que perdió el trabajo. Actualemente está rodeado de montones de papeles en su búsqueda de un puesto de trabajo, y trata de vender su casa en Fairmount Avenue par ahacerse con algo de dinero frente a su nueva situación de desocupado, si bien reconoce no saber lo que va a hacer después de esta último cheque por desempleo.

"Recién me presenté para cobrar mi último cheque de desempleo, la casa todavía está a la venta, tuve que bajar el precio, pero aún no hubo ninguna oferta concreta", dijo el hombre que representa uno de los tantos casos que se escuchan a diario cuando se habla de casinos en la ciudad.

Por su parte, los legisladores federales han estado trabajando durante meses para obtener algún tipo de alivio para los trabajadores desplazados, pero lograr una extensión de las prestaciones por desempleo para South Jersey será difícil, dijo el representante Frank LoBiondo.

LoBiondo dijo que nunca en la historia del país se logró que una extensión de los tiempos en los cheques por desempleo sea otorgada a una región geográfica específica donde se haya experimentando una crisis de empleo.

"El Congreso no está dispuesto a hacerlo ahora", dijo.

Agregó que no ayuda el hecho que en South Jersey, el presidente Barack Obama esté promocionando lo bien que la nación lo logrando financieramente.

Pero LoBiondo dijo también que continuará intentando llevar alivio a la región en todo lo posible.

En tanto, el alcalde de Atlantic City, Don Guardian, dijo que los programas diseñados para ayudar a los desempleados empiezan a dar más frutos ahora con el inminente inicio de la temporada estival, con la ayuda de una subvención federal de 29 millones de dólares.

Se trata de una serie de programas de capacitación laboral, de los cuales ya muchas personas terminaron su formación, pero que aún no encontraron un trabajo.

Guardian dijo que la ayuda estatal por parte del Departamento de Trabajo no solo concede dinero para el entrenamiento, sino que también para coordinar la formación con trabajos específicos, principalmente en el sector privado.

De acuerdo a los funcionarios del Departamento de Trabajo, centenares de personas obtuvieron puestos de trabajo con estos programas. Alrededor de 800 ya están disponibles, mientras otros 300 están en fase de elaboración.

La situación se torna complicada para la ciudad que inicia su temporada veraniega, luego de un terrible 2014 que vio a cuatro de los 12 casinos cerrados, mientras los ocho restantes buscan lograr mejores resultados este verano. Los informes de ingresos mensuales muestran que muchos han ido ganando cuota de mercado en un mercado que se restringió, pero para que eso continúe, el verano 2015 va a tener que ser una temporada excepcional.

Sin embargo, lo primero que algunos clientes verán cuando lleguen a la ciudad serán las palabras "Boicot al Taj" y "Boicot Trop" en las fachadas de los casinos, proyectadas por los miembros del sindicato utilizando un proyector de luz.

Carl Icahn, es el inversor multimillonario -también es propietario del Tropicana Casino & Resort-, que se encuentra en el proceso de adquirir el Taj Mahal en la Corte de Quiebras. Proporcionó dinero para mantener a flote el casino pero insiste en una serie de recortes para asegurar el funcionamiento futuro.

El conflicto sindical del Taj Mahal es una de las batallas turbulentas más visibles del sector en la ciudad.

El Revel, el casino de U$s 2.400 millones que cerró el 2 de septiembre, después de poco más de dos años de funcionamiento, está luchando para volver a abrir sus puertas bajo un nuevo propietario.

Caesars Entertainment cerró el Showboat el 31 de agosto, argumentando reducción de la competencia. La Universidad Stockton compró el edificio en diciembre por U$s 18 millones, y planea convertirlo en un campus satélite. Pero Trump Entertainment Resorts está haciendo cumplir un pacto legal del 1988 entre los tres casinos de la zona, que indica que el Showboat nunca podría ser utilizado para otra cosa que no sea un hotel con casino.


 

 

Fuente:www.pressofatlanticcity.com, philadelphia.cbslocal.com y abcnews.go.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner