Admiten Que La Mafia Del Juego Se Aprovechó De Fallas En La Normativa

El procurador adjunto de la ciudad italiana de Reggio Calabria, Stefano Musolino, que coordina las operaciones de incautación de activos tras el megaoperativo "Gambling" contra el juego ilegal -que llevó a la confiscación de bienes por 25 millones de euros, empresas e inmuebles-, admitió que las organizaciones mafiosas "trataron de explotar una evidente falla del sistema normativo italiano del juego, y en particular sobre las apuestas deportivas".

Como se recordará en julio pasado las fuerzas de la Policia Fiscal, carabineros y de la División Antimafia de Italia realizaron más de mil allanamientos en lo que se consideró una de las mayores operaciones contra el juego ilegal en ese territorio. Las acciones determinaron la incautación de activos de 21 empresas italianas y extranjeras, 31 sitios web de apuestas y 36 propiedades inmuebles.

"Estamos llevando a cabo las investigaciones, a través de colaboraciones con Alemania y especialmente con Malta, donde las autoridades están mostrando mucha ayuda. El problema, sin embargo, es todo italiano y se encuentra en los intereses de las empresas vinculadas a la 'ndrangheta (organización criminal de Calabria) y la mafia. Trataron de explotar una evidente falla en la normativa italiana del juego, y en particular sobre las apuestas deportivas. Algunas de la sentencias de la Corte Europea de Justicia, requerida por los bookmakers que consideraban discriminatorio el sistema de concesiones italiano, han creado una jurisprudencia favorable para la táctica usada por estas asociaciones", indicó el magistrado.

"Estas organizaciones -dijo Musolino- han tratado de utilizar
las deficiencias del sistema italiano parta lucrar a través de las apuestas deportivas y otros juegos. Hay que decir, sin embargo, que el póker y otros sectores del juego no representaban un mercado tan interesante".

"A través de las concesiones obtenidas regularmente en Malta o en otros países para los juegos online -añadió Musolino-, se abrían cuentas de juego a nombre del titular de una sala física, o de los familiares de éste. Esto se debe a que es una costumbre de los italianos, pagar la apuesta y tener un recibo de la misma, para luego retirar el premio si lo hubiere. Alguien realmente efectuaba la jugada en lugar del apostador y operaba como si se tratara de un concensionario real. Un sistema de acuerdo a nosotros ilegal, y que generaban flujos económicos fuera de control".

"No sólo eso, es un sistema que permite a las mafias lavar dinero a través de diversos métodos. El más clásico es la apuesta segura (sure bet): la casa de apuestas básicamente fingía de equivocar las cuotas para las apuestas, simulando una fuerte pérdida, y a través de estos flujos de juego se creaban grandes ingresos para la sociedad, los que eran difíciles de rastrear".


 

 

Fuente:www.agimeg.it

 

 


 
Banner
Banner
Banner