Casino Teatro Balear Acusó A La Policía

El Casino Teatro Balear denunció que la Policía Local de Palma de Mallorca está "boicoteando la actuación judicial" al esconder ilícitamente el nombre de los tres agentes que participaron, el pasado 28 de enero, en el precinto del futuro casino, y relacionó esta actuación con los casos de corrupción que se investigan en el cuerpo de seguridad municipal.

Asímismo, acusa a la autoridad municipal de "hacer trampas y tratar de engañar a la justicia aportando los nombres de policías que nada tuvieron que ver con el incidente que se investiga y juzga, a sabiendas y con el único objetivo de dilatar el proceso y confundir y obstaculizar la investigación judicial, con el propósito inconfesable de proteger a los policías que, con abuso de poder y de forma ilegal, protagonizaron los actos violentos objeto del proceso penal", según denunció en un comunicado.

Lamenta que este incidente "coincida con los episodios de corrupción que un grupo organizado dentro de la propia Policía municipal vienen protagonizando, lo que afecta a la imagen de un cuerpo cuya conducta generalizada nada tiene que ver con ellos".

Los hechos se remontan al pasado mes de enero cuando la Policía Local llevó a cabo el precinto del Casino alegando que "hay que aplicar una ordenanza nueva". En dicho proceso municipal "se personaron la jefa de celadoras y una celadora, así como tres policías locales cuyo número de placa corresponde a los números 604, 669 y 679 tal y como aparece reflejado en el acta levantada tras los hechos por ellos mismos (ya que nunca las mostraron a pesar de ser requeridos para ello por el denunciante en repetidas ocasiones) y en las declaraciones realizadas posteriormente ante el Instructor de la propia policía local núm. 890 y recogidas por el Juzgado de Instrucción número 2 de Palma".

"Sin embargo -continúa-, y a pesar de que la identificación de los policías locales que llevaron a cabo el precinto del casino están reflejadas en documentos oficiales, la Policía Local de Palma habría decidido a los agentes en cuestión y el día en que el Juzgado requiere que sean identificados, se comunicó otros números, se les citó a declarar en calidad de imputados en el Juzgado número 2 de Palma, tras la denuncia interpuesta por el Casino ante la ilegalidad de los hechos y se presentaron otros agentes que nada tenían que ver con los primeros".

"El día de la declaración, los policías locales que acudieron
fueron los correspondientes a las placas 508, 536 y 787. Éstos, una vez ante el juez, declararon que ellos no sabían nada de lo ocurrido el día del precinto del Casino ya que no estaban allí. Esto demuestra, a criterio del Casino, que la Policía Local de Palma ha aportado no sólo pruebas falsas a sabiendas sino que además ha tenido como objetivo hacer trampas y entorpecer un proceso judicial de suma importancia", indica el comunicado.

"Cabe recordar que el Casino Teatro Balear, que finalmente no ha podido abrir sus puertas a pesar de haber ganado un concurso público del Govern de les Illes Balears y haber hecho una inversión de 12 millones de euros, iba a dar trabajo a más de 180 familias".

"Los Servicios Jurídicos del Casino confían en que la Policía Local de Palma aporte, en breve, la identidad de los tres agentes, entre ellos el ex jefe de la Patrulla Verde, Gabriel Torrens, y resuelva esta situación y se pueda tomar declaración en calidad de imputados a los agentes que estuvieron el día de los hechos", puntualiza el comunicado.

Por otra parte, y "en relación con estos hechos, la parte denunciante, acudió en varias a ocasiones a la Policía Nacional y la Guardia Civil, a poner el conocimiento de la misma, al haber sido víctima de amenazas y acoso telefónico. Concretamente declaró haber recibido mensajes intimidatorios a través de su teléfono móvil con calaveras, sms, whatsapp llamadas anónimas, etc. y sentirse espiado y perseguido en varias ocasiones por vehículos que identificó y notificó. Estos hechos se instruyen, entre otros, en el Juzgado de Instrucción 1 de Palma".

"A día de hoy y según se desprende del auto judicial, siguen imputados, pendiente de declaración, los números de placa 604, 669 y 679, uno de los cuales pertenece al jefe de la patrulla verde, Gabriel Torrens. Asimismo, la jefa de celadoras y la celadora Isabel Urrea Bauzá, después de declarar en sede judicial, no sólo son imputadas sino procesadas y pendientes de apertura del juicio oral".

"Se espera, asimismo, que la fiscalía actúe para aclarar que mando policial 'equivoca' y por qué, los números de placa y proceda en consecuencia", finaliza.


 

 

Fuente:www.mallorcadiario.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner