Más Del 75% De Los Españoles Comprarán Lotería

Las ventas de Lotería Nacional en España siguen en aumento y las cifras indican que este año más de un 75% de los residentes en ese país, participarán en alguno de los sorteos. Tras seis años consecutivos de disminución, las ventas aumentaron en 2014 por primera vez y la campaña finalizó con unos ingresos de 2.472 millones de euros, un 4,64% más que el año anterior.

En 2014 compró Lotería Nacional un 74,1% de residentes comprendidos entre los 18 y los 75 de edad, un aumento del 2% respecto a 2013, cuando el porcentaje fue del 72,7%.

Además, conforme indica el IV Anuario del Juego en España (2014/15), publicado recientemente por la Fundación Codere y la Universidad Carlos III de Madrid, tras seis años consecutivos de disminución de las ventas por contexto de la crisis económica, las cifras aumentaron en 2014 y la campaña de Navidad finalizó con unos ingresos de 2.472 millones de euros, lo que representa un 4,64% más que el año anterior.

De este mismo informe se desprende también que el Sorteo de Navidad repartió un atípico volumen de premios en comparación con anteriores ediciones. En concreto, distribuyó un 80,9% de las ventas (1.999,6 millones de euros), cuando lo que prevé el operador está en torno a un 65%, conforme apuntan los datos de sus sorteos anteriores. De este modo, el margen de SELAE (Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado) descendió en este sorteo navideño de 859,3 millones de euros en 2013, hasta los 472,3 millones en 2014.

El impacto del Sorteo de Navidad llevó el volumen anual de premios de la Lotería Nacional hasta 3.582,6 millones de euros, casi 500 millones más que en 2013, cuando se repartieron un total de 3.091,5 millones de euros. Por tanto, este resultado provocó una reducción significativa en la rentabilidad del conjunto de sus productos, por la citada desviación significativa en el reparto de premios del sorteo de Navidad, reduciendo su margen hasta un 23%, cuando lo habitual es que se sitúe entre el 30 y el 35%.

Influyó también que, aunque las ventas de Navidad subieran en 2014, las del sorteo de El Niño del mismo año y los sorteos semanales, descendieron un -3,4% y -5,6% respectivamente; por tanto, las ventas globales anuales descendieron un 0,2%, pasando de 4.661,2 millones de euros a 4.651,6 millones. Así, estos impactos desequilibraron las cuentas anuales de la Lotería Nacional, reduciendo su Gross Gaming Revenue (GGR) en más de 500 millones de euros. El GGR es el mejor indicador del
dinero realmente jugado y refleja el margen de las empresas (cantidades jugadas menos los premios).

Bajo la denominación de Lotería Nacional se engloban tres productos: el Sorteo de Navidad, así denominado desde 1892, cuando se celebró el 23 de diciembre (un día después de la fecha hoy habitual), El Niño y el resto de los sorteos semanales (jueves y sábados).

Las ventas de este sorteo navideño suponen alrededor del 50% de las ventas anuales de Lotería Nacional, alcanzando el 53,1% en 2014. Su peso es creciente, pues en 2006 representaba sólo el 49,8% del total de Lotería Nacional. Se trata del mayor sorteo de lotería del mundo y en España supone un acontecimiento nacional, en el que se implica la sociedad en general, con compras individuales, repartos con familiares y amigos, compras de grandes volúmenes por asociaciones y clubes de diverso tipo, etc.

Las participaciones de Lotería de Navidad constituyen una fuente esencial de financiación de múltiples agrupaciones y asociaciones españolas con las que consiguen fondos para sufragar sus actividades el resto del año y algo así como una costumbre social de la que es difícil evadirse, siquiera sea por el riesgo de que les toque a los amigos.

Así como también indica otro Informe de la Fundación Codere, Percepción social sobre el juego de azar en España 2015, casi todos participan en el sorteo de Navidad por costumbre, aunque también influyen otros dos motivos importantes que provocan la compra: la presión social o por una especie de "envidia preventiva". Casi la mitad juega porque se la ofrecen en los bares, comercios, empresas, etc. (51,8%) y algo más de la mitad declara jugar "por si acaso toca" (57%).

Concluye el informe que sólo quedan fuera del sorteo de Navidad los no jugadores estrictos, capaces de resistir el riesgo de que toque a sus conocidos y los que, con frialdad, se sustraen al clima de presión social que se desencadena. Ambos motivos influenciaron la decisión de un 25% de la población. La dimensión económica de la Lotería de Navidad, junto a este entramado social de costumbre y envidia preventiva, mueve en España anualmente entre 3.000 y 3.600 millones de euros durante la última década.


 

 


 
Banner
Banner
Banner