Nueva York Concede Licencias Para Nuevos Casinos

Los reguladores de juego del Estado de Nueva York aprobaron las licencias para tres nuevos casino resorts en las zonas de Catskills, Schenectady y el Finger Lakes, cuatro años después de que el gobernador Andrew M. Cuomo, intentó por primera vez expandir el juego en ese territorio.

El proceso de expansión en Nueva York, donde ya hay nueve hipódromos con casino y cinco casinos tribales, se movió más rápidamente que en el vecino estado de Massachusetts. Pero se trata en un momento en que el nordeste, se saturó con establecimientos de juego, según los analistas.

Como era de esperar, la Comisión de Juego de Estado aprobó por unanimidad las licencias para los casinos, que incluyen hoteles, restaurantes, centros de conferencias, tragamonedas y salas de póker que, operadores y funcionarios estatales prometen, generarán miles de empleos y millones de dólares en ingresos fiscales para las comunidades del norte del estado.

El más grande de los tres, Montreign, ya está en construcción fuera de Monticello, en Catskills, como parte de un resort de U$S 1.300 millones en los terrenos del ex Concord Resort. Es un proyecto muy esperado para revivir la región.

"Estoy feliz por la empresa y la gente del Condado de Sullivan", dijo Manny Pearlman, presidente ejecutivo de Empire Resorts, el propietario-operador de Montreign.

El complejo se está construyendo en colaboración con EPR Properties a 144 kilómetros de la ciudad de Nueva York, que los analistas consideran potencialmente como una vasta reserva de clientes adinerados. Empire Resorts amplió recientemente sus planes de casino mediante la adición de salones privados para grandes apostadores.

"Estamos buscando a los jugadores no sólo a nivel regional, pero sobre una base nacional e internacional", dijo Charles A. Degliomini, un ejecutivo de Empire Resorts.

El Rivers Casino también ganó una licencia para un más modesto complejo de U$S 300.000.000 frente al mar, en Schenectady, cerca de Albany.

La tercera sala de juego, de una inversión de U$S 425 millones es el Lago Resort & Casino, en la ciudad de Finger Lakes de Tyre.

Se espera que los nuevos casinos comenzarán a operar en 2017 en un mercado muy competitivo, con los estados colindantes que añaden centros de juego para mantener que los dólares de sus jugadores quden dentro de las fronteras de esos territorios.

A pesar de la caída en la competencia de Atlantic City, los ingresos totales de juego siguen cayendo, mientras jugadores se dirigen a los casinos en Maryland, Nueva York y Pensilvania. Nueva Jersey ahora está considerando la adición de dos casinos en la parte norte del estado.

"Muchos de los nuevos casinos van a ganar una cuota de mercado de los casinos existentes", dijo Peter Trombetta, analista de Moody's Investors. "Eso es lo que está pasando en otros lugares", agregó.

El lunes, Finger Lakes Gaming & Racetrack, a 43 kilómetros al oeste del futuro Lago Resort & Casino, anunció una reducción de sus operaciones, ya que prevé recibir un golpe considerable por el nuevo establecimiento.

Los casinos fueron proyectados para soportar más de 3.200 puestos de trabajo a tiempo completo y generar U$S 265 millones en impuestos, junto con U$S 136 millones en derechos de licencias.

 


 

 

Fuente:www.nytimes.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner