Peligra El Acuerdo Con La Tribu Seminole

El acuerdo sobre el juego por 3.000 millones de dólares que el gobernador del estado de Florida, Rick Scott, y la Tribu Seminole alcanzaron hace un mes corre el riesgo de ser rechazado por la Legislatura estatal, a pesar de que la medida podría perjudicar el estado financiero del territorio.

Ese fue el mensaje que un alto legislador estatal, llevó a una reunión de los principales ejecutivos de empresas de juego en la ciudad de Orlando.

El líder de la mayoría, el senador Bill Galvano, una figura clave en la renegociación del acuerdo anterior de Scott, dijo que éste nuevo propuesto por el gobernador el mes pasado necesita más aportaciones de los canódromos, operadores de carreras de caballos y otros parimutuales, para que pueda ser aceptada por la Legislatura. El republicano dijo que la Legislatura tiene que tener una discusión mucho más grande, acerca de cómo se quiere abordar el tema de los juegos de azar en todo el estado, y no ayudar a los Seminoles.

"Hay una posibilidad muy real de que no vamos a pasar este acuerdo en esta sesión", dijo Galvano a cerca de 100 personas en el encuentro anual de la Florida Gaming Congress en Orlando el pasado jueves.

Si el nuevo acuerdo no se cierra, podría poner al estado en un enfrentamiento legal con la Tribu Seminole sobre los uegos de cartas como el blackjack y baccarat, que eran parte del acuerdo anterior. Galvano dijo que sin un nuevo pacto, los juegos de cartas en esos establecimientos tribales deben cesar. Pero James Allen, director general de la Tribu Seminole, dijo que están dentro de sus derechos legales continuar operando juegos de naipes.

"Yo digo que no es 100 por ciento, el objetivo de la tribu de litigar acerca de esto", dijo Allen en una entrevista promocionando el nuevo acuerdo en el Congreso de Juego. "Preferiríamos llegar a una resolución, tener firmado el pacto, y continuar la relación increíblemente positiva que hemos tenido con el estado de la Florida, y avanzar en los próximos 20 años".

Allen dijo que aún tiene la esperanza de que el nuevo acuerdo obtenga el visto bueno de la Legislatura. Dijo que la tribu negoció con la Cámara, el Senado y el gobernador, y tiene una "gran base" de cara a la sesión legislativa.

Galvano dijo que la Legislatura comenzará a revisar el pacto por la segunda semana de su sesión de 60 días, que comienza este martes. Pero dijo que para hacer frente a todos los problemas, podría tener que esperar hasta el
período de sesiones del 2017.

Esa fue una buena noticia para las empresas de apuestas parimutuales en Florida, que se oponen al nuevo acuerdo negociado por el gobernador.

Bajo los términos de ese acuerdo, la Tribu Seminole tendría derechos exclusivos de explotación de blackjack, dados y ruleta en sus siete casinos a cambio de pagos de ingresos por más de 20 años. Sus pagos se hacen en base a una escala móvil, que se eleva cuando más beneficios logra la tribu, y que el acuerdo garantiza un mínimo U$S 3.000 millones sobre siete años a partir de 2017.

Si el pacto no se renueva, el estado podría perder la oportunidad de ingresar a sus arcas cientos de millones de dólares en ingresos por parte de la Tribu Seminole.

El acuerdo evitaría a las parimutuales ofrecer tragamonedas, excepto en los condados de Miami-Dade y Palm Beach. David Jonas, CEO de Casino de Miami, dijo que el problema con el compacto es que otorga exclusividad para determinados juegos a la tribu, y que prohíbe parimutuales de innovar y ampliar las opciones de juego, que la industria necesita para sobrevivir frente a las generaciones más jóvenes que se vuelcan a los juegos online y a los deportes de fantasía.

Pero mientras que muchas empresas de apuestas parimutuales reconocen que su industria está en declive, todavía tienen un considerable peso político en Tallahassee porque mantienen operaciones en muchos distritos legislativos, y fueron durante mucho tiempo un recurso para las donaciones de campaña electoral. Esa presión política otorga la industria parimutual, un poder clave en la capacidad de bloquear el acuerdo, si perjudica demasiado a la industria.

"El acuerdo con los Seminole no pasará a menos que algo bueno le suceda a las parimutuales", aseguró Alan Koslow, un experto en la ley de juegos de azar y lobbysta de la industria, en la reunión en Orlando.

Cuando el moderador y el ex senador estatal, Steven Geller, pidió a los otros cuatro en una mesa redonda sobre parimutuales si alguien no estaba de acuerdo con Koslow, nadie habló.


 

 

Fuente:www.tampabay.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner