Gobernador Perdonó Deuda A Trump

El actual gobernador del estado de Nueva Jersey, Chris Christie, condonó el 83,3% de una deuda que el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, mantenía con ese territorio cuando era propietario de los casinos de la ciudad de Atlantic City. Se trata de una cifra de 30 millones de dólares en impuestos por el complejo de juego Taj Mahal.

Para cuando Chris Christie entró como gobernador de Nueva Jersey, los auditores y abogados estatales llevaban varios años luchando por cobrar los impuestos que desde hacía largo tiempo debían los casinos fundados por Donald Trump, amigo del nuevo mandatario.

Con los intereses, el total había ascendido a casi 30 millones de dólares. El gobierno del estado se había dedicado tenazmente al asunto a través de dos de los casos de quiebra de los casinos e inclusive acusó a la empresa dirigida por Trump de presentar ante los reguladores estatales de casinos reportes falsos en torno a la cantidad de impuestos que se habían pagado, según reveló The New York Times.

Pero el año posterior a que asumió su cargo Christie, quien es republicano, el tono del litigio cambió. El estado contempló las ofertas de acuerdos extrajudiciales. Y en diciembre del 2011, tras seis años en los tribunales, el gobierno estatal accedió a aceptar sólo cinco millones, aproximadamente 17 centavos por cada dólar que los auditores aseguraron debían los casinos.

En ocasiones las autoridades fiscales se conforman con montos más bajos a efecto de evitar los costos y riesgos de mayores litigios, dijeron expertos legales, pero el drástico descuento otorgado a los casinos de Trump y la relación entre ambos hombres despiertan inevitables suspicacias acerca de trato especial.

"No se puede decir si ha habido algo problemático, pero resulta muy sorprendente que se haya bajado tanto la cantidad", opinó David Skeel, profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Pennsylvania especializado en derecho relativo a la bancarrota y que revisó el caso a petición de The New York Times.

La negativa de Trump a dar a conocer sus declaraciones
fiscales sobre ingresos se ha convertido en un problema creciente en la campaña.

Trump ha presumido el éxito que ha tenido como empresario para reducir su carga impositiva, declarando el año pasado durante entrevista en Fox News que sólo "alguna persona tonta, alguna persona muy tonta, está pagando muchos impuestos".

Según dichos parámetros, el trato con Nueva Jersey parece notablemente astuto. Por ejemplo, a los casinos les fue mucho mejor que a los que se beneficiaron con el programa introducido por Christie en el 2014 en el cual el gobierno estatal aceptó contemplar disminuir las sanciones para los contribuyentes morosos pero sólo si pagaban todos los gravámenes e intereses atrasados.

En los archivos públicos no queda claro cómo se llegó al acuerdo. Una portavoz de Trump dijo que se comunicaría respondiendo las preguntas que se le enviaran. Pero no hizo mayores comentarios ni contestó mensajes posteriores.

Trump y Christie se conocieron en 2002, cuando Christie era el procurador de EU para Nueva Jersey. La hermana de Trump, Maryanne Trump Barry, entonces una juez federal en el estado, le dijo a Christie que a su hermano le gustaría conocerlo.

Se hicieron amigos. Christie fue invitado a la tercera boda de Trump en 2005, y el magnate fue invitado de honor cuando Christie se volvió gobernador. Inclusive tenían citas dobles con sus esposas.

Su vínculo ha incluido en ocasiones la generosidad financiera del magnate.

Su fundación hizo grandes donaciones a la Fundación Drumthwacket, que financia el mantenimiento y mejoras a la residencia del gobernador de Nueva Jersey, y de la que Christie se convirtió en presidente honorario.


 

 

Fuente:diario.mx

 

 


 
Banner
Banner
Banner