Tribu Enfrenta A Gobernador Por Ingresos De Tragamonedas

La nación originaria de los indios Seneca está en plena confrontación con el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, luego de decidir que la semana entrante detendrá el flujo de más de 110 millones de dólares anuales que gira al estado, correspondientes a los ingresos generados por las tragamonedas de tres casinos que la tribu explota en la región.

Los senecas dicen que están cumpliendo con los términos del acuerdo firmado por la tribu en 2002, que indica que la tribu debe compartir una cuarta parte de los ingresos por máquinas tragamonedas de los casinos del oeste de Nueva York.

"La nación Seneca ha seguido los términos de nuestro acuerdo de juego desde 2002 y continuaremos haciéndolo hasta que expire en 2023. Según lo escrito en el pacto, la nación proporcionó una parte de nuestros ingresos al estado a finales del año pasado", dijo el presidente de la tribu, Todd Gates, en un comunicado.

Los Senecas pagaron al estado y a los condados casi U$S 1.500 millones a través de los años.

Mientras tanto, los funcionarios de la nación Séneca dejaron conocer que están inquietos por el creciente juego que se desarrola en el norte del estado, incluyendo la reciente apertura del Lago Resort & Casino en Seneca County, situado entre Rochester y Syracuse. Es incierto cuánto ese casino nuevo está afectando las operaciones del casino de los Seneca.

Gates indicó que es posible que se pueda hacer algún tipo de arreglo con las localidades afectadas, por la caída de los pagos de participación en los ingresos.

"Aunque la parte de los ingresos ha terminado, seguimos comprometidos a ser buenos vecinos en las comunidades donde tenemos instalaciones de juego y esperamos trabajar directamente con ellos para continuar el progreso económico de Nueva York", dijo Gates.

El miércoles por la noche, el gobierno de Cuomo rechazó las reclamaciones de la nación Seneca. Según el portavoz del gobernador, Richard Azzopardi, el estado cree que bajo el pacto original, junto con un memorando de entendimiento firmado por Cuomo y la tribu en 2013, "está claro que esta estructura de pago permanece en su lugar".

"Si el nuevo liderazgo de la nación tiene preguntas, o una interpretación diferente de esto, no las han compartido con nosotros, pero estamos dispuestos a reunirnos y discutir cualquier asunto", dijo el portavoz de Cuomo.

Mientras los funcionarios del estado fquedaron sorprendidos por la decisión, los funcionarios de la nación Séneca insistieron en que el estado debería haber previsto el día que los ingresos se detendrían.

"Esto no es nada nuevo. Es lo que el acuerdo señala en blanco y negro", dijo un representante de los Séneca.

La decisión de la tribu llega cuando Cuomo y los legisladores están tratando de armar las piezas finales de un presupuesto estatal 2017-18. A nivel local, las Cataratas del Niágara se espera que vean el mayor impacto, donde esa ciudad recibe más de U$S 20 millones en pagos anuales de los ingresos compartidos del casino que opera en ese lugar.

El alcalde Paul Dyster de Niagara Falls no hizo ningún comentario. Un portavoz del alcalde de Buffalo, Byron W. Brown, dijo que el asunto estaba siendo revisado.

Los senecas y el estado, durante la administración del gobernador George E. Pataki, aceptaron un acuerdo de tres casinos en 2002. Los Senecas dicen que el lenguaje del acuerdo es claro, y que los pagos estatales de participación en los ingresos pueden ser detenidos después de 14 años.

"Ahora estamos en el décimo quinto año de ese pacto", dijo el representante de los Seneca. "Esta es la Nación siguiendo el lenguaje del acuerdo", sintetizó.

El acuerdo prevé un acuerdo de exclusividad de casino de 21 años para los Senecas en una gran zona del oeste de Nueva York.

Además de los pagos del casino al estado y a las localidades, la nación Seneca dijo que invirtió más de 1.000 millones de dólares en desarrollo comercial en sus casinos, incluyendo una extensión de U$S 40 millones de su casino de Buffalo, que está casi terminado.

La Nación Seneca está basando su posición en una breve sección del acuerdo de 793 páginas, que fue firmado en el verano del 2002 por el entonces gobernador Pataki y la nación Seneca.

El acuerdo establece un calendario de pagos que la tribu haría al estado, que comenzó con un 18% en el primer año de la operación del casino Niagara Falls. "Años 8-14: 25%, con los pagos durante este período que se hará sobre una base trimestral", indica el texto de ese acuerdo.

Después del año 14, el acuerdo no indica nada sobre el porcentaje de ingresos por tragamonedas que los Senecas están obligados a pagar al Estado de Nueva York.

La decisión de suspender los pagos se produce varios meses después de que el acuerdo original se renovó por otro período de siete años, que se inició automáticamente después de que ninguna de las partes se opuso por escrito a la extensión.

La nación originaria Seneca es una de tres tribus -además de la nación Oneida y de los Mohawks del St. Regis- que operan casinos en Nueva York bajo acuerdos con el estado y aprobados por el gobierno federal.

Cuomo luchó con los Senecas en 2013 después de que la tribu había parado los pagos del reparto de la renta. La nación Seneca afirmó que Nueva York había violado el plazo del contrato original al permitir nuevas formas de juego en los hipodromos con casino en el oeste de Nueva York. Cuomo amenazó con otorgar una licencia de casino comercial en Niagara Falls, si la tribu no reiniciaba los pagos.

La disputa terminó con los Senecas liberando U$S 349.7 millones al estado y a los municipios. La tribu fue capaz de mantener casi U$S 210 millones de los fondos retenidos en ese momento. El acuerdo estaba entre las propuestas que Cuomo hizo ese año con las tribus indias de Nueva York que están en el negocio de los casinos. Ese otoño, las tribus se mantuvieron al margen de bloquear la campaña de Cuomo en el 2013 para legalizar siete nuevos casinos comerciales en Nueva York, tres de los cuales se inauguraron en los últimos dos meses.


 

 

Fuente:buffalonews.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner