Municipio Advierte A Loteros De La Puerta Del Sol

La Policía Municipal de Madrid está vigilando la actividad de los loteros ambulantes en la famosa Puerta del Sol, luego de que recibieran ayer un edicto que les informaba de las normas que deben cumplir para su actividad hasta el próximo día 8 de enero y se les advertía que pueden ser multados en caso de incumplir las recomendaciones municipales.

En esa orden se les indica, además, que deben acatar las órdenes de la Policía Municipal en cuanto a la instalación de sus puestos, con el fin de que no dificulten el tránsito en ese punto estratégico del corazón de la capital española.

Según la Policía Municipal, son unas 150 las personas que se dedican a la venta de lotería con recargo en el entorno de la plaza, aunque hay tardes en las que se han llegado a contar hasta 200. A lo largo de estos días y debido a la gran afluencia de visitantes en el kilómetro cero y las vías aledañas, se solicita a los loteros que no se coloquen en las bocas de Metro y en las calles de entrada y salida de la Puerta del Sol.

También deben guardar las distancias pertinentes con las administraciones de lotería de la zona. El pasado fin de semana, alguno de los loteros se puso "muy terco y se negó a seguir las recomendaciones de la Policía Municipal", según fuentes policiales.

Además, se produjeron peleas entre ellos por instalarse en varias zonas, sobre todo cerca de la administración de Doña Manolita, donde los loteros de la calle ofrecen décimos a los clientes para que no hagan las grandes colas que hay para adquirirlos dentro de la tienda.

La Policía madrileña, además de vigilar que no obstaculicen
las zonas de paso, también va a pedir a estas personas el permiso necesario para ejercer la actividad, pues se sospecha que hay muchos que carecen del mismo. Todos los vendedores deben tener un contrato de colaboración con alguna administración de loterías del Estado para la venta de décimos, según el acuerdo alcanzado entre la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) y la Asociación de Comerciantes de las calles Preciados, Carmen, Arenal y Adyacentes (APRECA).

El Ayuntamiento, por su parte, recuerda que no se cobra ninguna tasa a estos loteros y que sólo les pide por el momento que colaboren con los agentes.

Josefa, una vendedora que lleva 30 años ofreciendo lotería en la Puerta del Sol, heredando lo que hizo su madre durante medio siglo dijo que "aquí nos conocemos todos y respetamos lo que se nos dice. El problema es la gente que viene sin permisos y se quiere aprovechar de los tumultos de la Navidad".

"Todos tenemos ya nuestro sitio tradicional que se respeta y llevamos años diciendo que estamos dispuestos a pagar por ello, pero de momento nadie nos ha dicho nada", aagregó Adela, otra de las vendedoras veteranas de la zona, que se queja además de que hay gente que les roba al descuido los décimos.


 

 

Fuente:www.elmundo.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner