Quiebra Uno De Los Cuatro Casinos De Italia

El Tribunal de la ciudad de Como, al norte de Italia, declaró en quiebra al Casino de Campione d'Italia, ubicado en la costa este del Lago de Lugano. La decisión se produce después del rechazo por parte del comisionado encargado del plan de reorganización presentado por el Municipio y la sala de juego.

El casino no pagó el dinero que debía al Municipio -único accionista-, provocando lentamente la inestabilidad financiera del ente público. La investigación judicial nació de una denuncia presentada por el alcalde Salmoiraghi, cuando todavía estaba en la oposición. La deuda acumulada en el tiempo fue de alrededor de 25 millones de euros.

En los últimos días, el administrador único del casino, Marco Ambrosini, había solicitado una nueva extensión de la decisión hasta septiembre, pero no fue aceptada por los jueces que emitieron la sentencia de bancarrota.

Las investigaciones de la Policía Financiera demostraron que las deudas no eran solo con el municipio, sino también con los bancos. Ya en 2013, los ciudadanos habían establecido el comité "En Juego" cuyo objetivo era "hacer que los residentes conocieran los costos y riesgos asociados con las fallas administrativas del casino y la inercia administrativa", ya se comenzaban a sentir las señales de la crisis. La alcaldesa de la época, María Laura Piccaluga, había admitido las dificultades, atribuyéndolas a una crisis del juego en general y no a un caso específico de mala administración.

Por su parte, los sindicatos del sector Fisascat Cisl, Slc Cgil y Uilcom, no se rendir ante la quiebra de esta casa de juego. En Italia hay solo 4 casinos y el de Campione es uno de ellos junto al de Venecia, Sanremo, y Saint-Vincent en el Valle de Aosta.

En una carta firmada en forma conjunta y enviada al Ministro del Interior, Matteo Salvini, los sindicatos instan a su "intervención oportuna" dirigida a evitar el colapso de la histórica comunidad de Campione, una estructura que proporciona empleo directo a alrededor de 600 trabajadores", y que a través del entorno, enfatiza la misiva, "garantiza la supervivencia de los 2.000 habitantes del único enclave italiano que, en las últimas semanas, ya ha tenido que renunciar a los servicios mínimos previamente garantizados a los ciudadanos".

Según los sindicatos, la profunda crisis de la casa de juego se habría "agravado por la decisión del Banco Central Suizo de eliminar el límite del tipo de cambio euro/franco suizo en 2015, causando una pérdida de 20 millones de francos en el balance del Casino en un solo día", determinando "la imposibilidad de la primera empresa de Campione a cumplir el acuerdo con el Municipio, lo que obligó al Tribunal de Como a declarar su quiebra por insolvencia".

El secretario general de Cgil Como, Giacomo Licata,
expreso que en el caso del Casino de Campione, nos enfrentamos a una situación dramática. "En una ciudad con menos de dos mil habitantes, falla la única empresa en el territorio que ocupa a quinientas personas. Además, se dice que el municipio debería pasar de los actuales 104 empleados a alrededor de veinte. Por lo tanto, es inútil enfatizar cuán dramático es el momento".

"Entre las instituciones -agregó Licata- y las responsables del Gobierno, nadie ha sentido la necesidad de solidarizarse con los trabajadores, y sobre todo de preocuparse por analizar posibles soluciones con los sujetos involucrados. En Campione hay un problema de orden público y estabilidad social en una comunidad. Nuestro territorio, que entre otras cosas expresa figuras importantes tanto en la Región como en el Gobierno, necesita urgentemente atención. Solicitamos acción oportuna al Ministerio del Interior, al Prefecto y a las instituciones políticas y económicas. Con respecto a la acción sindical, nos comprometemos a proteger a los trabajadores utilizando todos los procedimientos que las reglas permiten, comenzando con una solicitud para reunir a los liquidadores de la quiebra para verificar si pueden existir las condiciones para el ejercicio provisional, lo que evita la suspensión actividades económicas sin paga".

En las ultimas horas se conoció en tanto que el alcalde de Como, Roberto Salmoiraghi, viajará a Roma para intentar solucionar el tema con el gobierno central de Italia.

"El 1 de agosto estaré en Roma para una reunión en el Ministerio del Interior. Esta es una situación que debe resolverse de una forma u otra. Es inaceptable que seiscientos trabajadores están sin trabajo -dijo Salmoiraghi- que desde el viernes mantiene diversas reuniones en el municipio, con su adjunto, Alfio Balsamo, el administrador único del casino, Marco Ambrosini y representantes del municipio y los trabajadores de la casa de juego. Hay un centenar de empleados municipales que no reciben un sueldo desde hace siete meses, y desde ayer, cuando se han colocado los sellos de la casa de juego, hay cinco empleados en la calle".

Además de la petición de ayuda al gobierno central, el alcalde está preparando un recurso contra la decisión de la Corte e indirectamente en contra de la toma de posición del comisario liquidador Angela Pagano, enviado por el Ministerio del Interior a Campione para corregir las cuentas públicas de la Ciudad, que obligaron a declarar el estado de colapso.


 

 

Fuente:www.ilfattoquotidiano.it, www.swissinfo.ch, www.varese7press.it y www.ilgiorno.it

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner