Investigan A Gobernadora Por Acuerdo Con IGT

La gobernadora del estado de Rhode Island, Gina Raimondo, está siendo criticada por su decisión unilateral de permitir que la empresa International Gaming Technology (IGT) controle la lotería de esa región estadounidense y la mayor parte de su actividad de videojuegos.

La Comisión de Etica del estado lanzó una investigación sobre el acuerdo, que otorgó a IGT una extensión de 20 años para administrar las operaciones en un conveni que según los informes, vale mil millones de dólares para la compañía. IGT fue un partidario regular de la actividad política de Raimondo durante los últimos cinco años.

El polémico acuerdo no funcionó bien con las compañías de juegos o con los legisladores republicanos en el estado. Habían pedido a la Comisión de Etica que iniciara una investigación el mes pasado. Los legisladores afirman en una declaración sobre la decisión que "el Partido Republicano de Rhode Island se complace en que la Comisión de Etica investigará a la Gobernadora Gina Raimondo por el trato especial que su administración le ha mostrado a IGT, mientras que Raimondo y Donald Sweitzer, cabildero de IGT, han estado asociados en la Asociación de Gobernadores del Partido Demócrata".

Sweitzer no es solo un cabildero para IGT. Fue presidente de IGT Global Solutions durante 20 años y ahora forma parte de esa Asociación, que está dirigida por Raimondo.

Raimondo no ofreció a ninguna otra compañía de juegos, como Twin River o Scientific Games, una oportunidad de
ofertar por el contrato, lo que molestó a las entidades. Cuando afirmó que Twin River no debería administrar las operaciones debido al respaldo de la compañía por parte de un fondo de cobertura, solo llamó más la atención sobre sí misma. IGT también está respaldado por fondos de cobertura.

Según los informes, IGT pagaría a Rhode Island U$S 25 millones por la extensión y ayudaría a atraer otros U$S 150 millones en proyectos no especificados. También mejoraría las operaciones de lotería y tragamonedas del estado según sea necesario, y garantizaría que 1.100 residentes pudieran conservar sus trabajos.

Por su parte Twin River ya declaró que habría pagado al menos U$S 25 millones. Actualizar las operaciones de lotería y tragamonedas son requisitos para cualquier empresa, no específicamente para IGT, y no se perderían 1.100 empleos si ésta no se adjudicara el contrato. Esos trabajos tendrían que ocuparse independientemente de quién dirigía el programa.

La Comisión de Etica inicia la investigación, luego de otros acuerdos contractuales cuestionables en Washington, DC y Montana que involucran a Intralot.


 

 

Fuente:calvinayre.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner