Filipinas Arrestó A 324 Chinos Que Operaban Juego Online Ilegal

La oficina de inmigración de Filipinas, con respaldo de soldados del ejército, arrestó a 324 ciudadanos chinos acusados de operar juego ilegal por internet y otros delitos, tras realizar allanamientos en ocho hoteles y locales diversos en una provincia occidental del país. El hecho se produce una semana después de que un número similar de chinos, fuera detenido durante una redada vinculada al fraude de inversiones.

El comisario de Inmigración, Jaime Morente, dijo que los arrestos se llevaron a cabo el lunes en la ciudad de Puerto Princesa, provincia de Palawan, donde se los sorprendió en momentos en que realizaban sus actividades ilegales.

Según se informó, se los deportará por violar las condiciones de su estadía en el país y trabajar sin autorización, dijo Morente.

Morente agregó que su oficina continuará eliminando a los extranjeros ilegales, especialmente aquellos involucrados en "actividades de juego en línea no autorizadas, fraude cibernético y estafas de inversión que se aprovechan de las víctimas desprevenidas que se encuentran principalmente en el extranjero".

Filipinas, con respaldo de Beijing, lanzó una persecución de chinos que llegaron al país como turistas y se dedicaron a trabajar para operadores de juegos de azar online, que están prohibidos en China.

Los informes iniciales indican que la mayoría de estos
extranjeros tienen visas vencidas y son indocumentados, dijo Morente en un comunicado.

Los agentes confiscaron cientos de laptops y teléfonos celulares a los ciudadanos chinos, muchos de los cuales carecían de pasaportes u otros documentos, dijeron funcionarios de inmigración.

El viernes pasado, las autoridades dijeron que la policía de Filipinas arrestó a 277 ciudadanos chinos en una redada contra una pandilla buscada por un gran fraude de inversiones que costó a las víctimas en China millones de dólares.

Filipinas observó un aumento en la llegada de turistas y trabajadores chinos desde que el presidente Rodrigo Duterte llegó al poder a mediados de 2016 e inmediatamente comenzó a calentar las relaciones con Beijing.

La afluencia tuvo un impacto mixto, y las autoridades sospechan que muchos de los recién llegados están trabajando ilegalmente en la industria del juego en línea.


 

 

Fuente:www.deccanherald.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner