Se Aprobó Proyecto De Ley De Juego En Valencia

El pleno del Consell de la Comunidad Valenciana aprobó hoy el proyecto de ley del Juego para esa región española, que entre otras medidas establece el control a pie de calle en todos los locales de juego para impedir el acceso de los menores y de las personas inscritas en el Registro de excluidas de acceso al juego.

Se trata de la primera ley ordinaria que el Ejecutivo valenciano remite a Les Corts como símbolo de su apuesta para dar respuesta a un problema "muy preocupante" como es la ludopatía y adaptar la legislación vigente, que data de hace 30 años, a la nueva realidad social y, sobre todo, tecnológica, con la aparición del juego online.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, resaltó que este es el primer proyecto de ley que aprueba el Consell esta legislatura y busca que el juego sea una práctica responsable y se proteja a los colectivos considerados de riesgo, como los menores.

La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, que compareció en rueda de prensa tras la reunión semanal del Gobierno valenciano, hizo incapié en que el nuevo texto normativo "protege la posición del débil, la de la persona jugadora frente a la posición dominante de la persona organizadora y, sobre todo, protege a las personas menores de edad frente a la ludopatía y el juego descontrolado".

Oltra recordó que hace un año, en octubre de 2018, el Consell aprobó el proyecto de Ley del Juego, que fue remitido a Les Corts para su tramitación, pero al finalizar la legislatura y nombrarse nuevo Gobierno, ha sido necesario volver a aprobar el nuevo texto normativo en el pleno del Consell "para remitirlo nuevamente a Les Corts para su tramitación".

El texto no incluye los cambios que se introdujeron en Les Corts, por ejemplo sobre la distancia de los salones de juego de los colegios, para no retrasar su tramitación, aunque Soler se mostró convencido de que se volverán a consensuar.

La futura ley considera falta muy grave el acceso a los salones de juego de menores y personas inscritas en el Registro de excluidos, lo que se multará a partir de 6.000 euros y podrá conllevar la suspensión de la autorización y el cierre del local hasta cinco años, y fija un plazo de tres meses para adaptarse a estos requisitos.

La recaudación que se obtenga de las sanciones de la ley (en la actualidad es medio millón de euros) se destinará a actuaciones de prevención y asistencia de la ludopatía, gracias a una ley que incorpora novedades como la regulación por primera vez de las apuestas en la Pilota valenciana y la eliminación de la situación de monopolio de los casinos.

Soler indicó que el nuevo texto, que sustituirá al vigente de 1988, busca adaptarse a la nueva realidad social, económica y tecnológica, así como a la legislación estatal en materia de juego, y poner fin a situaciones de monopolio en el sector de los casinos, para lo que se eliminan las restricciones que actualmente existen para nuevos titulares.

Con la nueva regulación los titulares de la licencia de casino en Castelló, Alicante y Valencia dejarán de tener la exclusividad en el ámbito provincial, puesto que cuando la Administración lo considere oportuno podrá abrirse convocatoria de concurso para la concesión de nuevas licencias de casinos, y podrán abrir hasta dos salas apéndices en su provincia.

El conseller agregó que se introduce el juego en línea, pero solo cuando la empresa tenga la sede en la Comunitat Valenciana, pues si no es una competencia estatal, y señaló que el Consell pidió al Gobierno central que personajes famosos no hagan publicidad del juego en medios audiovisuales.

Otra novedad es que las controversias de la práctica del Juego se resolverán en el Sistema Arbitral de Consumo de la Generalitat (hasta ahora las reclamaciones solo pueden presentarse ante la Subdirección General de Juego), y se introduce el uso de las hojas de reclamaciones de consumidores y usuarios, frente a los libros de reclamaciones.

Además, la nueva ley prohibirá hacer efectivo el pago de premios de las máquinas de apuestas en bares, para que estos no se conviertan en salones de juego o de apuestas, y se reduce el plazo para la autorización de nuevas máquinas de diez a cinco años, pasando a ser expresa y por ambas partes (dueño del local y empresa operadora) la solicitud de renovación por idéntico plazo.

Respecto a las máquinas tipo B, que actualmente son unas 25.000, no se conceden nuevas autorizaciones, de forma que será el mercado el que fijará el número y se evitará así el negocio de compraventa de autorizaciones y que puedan acceder pequeños operadores al mercado.

También se introduce la suspensión temporal de máquinas, que supondrá pagar únicamente por los trimestres en los que estén en explotación, y se regulan por primera vez las apuestas en la Pilota valenciana, que tributarán al 1,5 % de los ingresos.


 

 


 
Banner
Banner
Banner