Kilómetros De Cola Para Acceder Al Unico Casino Abierto

Cuando el alcalde de Miami-Dade, en el estado de Florida, Carlos Giménez, comunicaba el 13 de mayo las nuevas medidas para la reapertura de algunos establecimientos, no dio permiso a los casinos para que abrieran sus puertas. Sin embargo, cuatro días después, la casa de juegos operada por la tribu Miccosukee hacía pública su vuelta a la actividad comercial en las redes sociales.

"De nuestra tribu a la suya... ¡Bienvenido de nuevo!", se leía en el cartel publicitario de Miccosukee Resort & Gaming, acompañado del texto: "¡Bienvenidos de nuevo a todos! Abrimos HOY de 9 AM a 10 PM, pero nuestras nuevas horas de operación después de la reapertura serán de 6 AM a 10 PM. Estamos muy contentos de volver a estar abiertos, pero asegúrese de leer nuestras pautas antes de volver a su lugar de juego favorito".

El éxito fue total. Muchísimos residentes de Miami acudieron al Casino Miccosukee, donde cerca de 2.000 personas no quisieron dejar pasar la ocasión de probar suerte el primer día de reapertura.

Las kilométricas colas de vehículos que se formaron durante horas para acceder al complejo, no pasaron desapercibidas para los vecinos del barrio. En la cuenta de Instagram de "Life Style Miami" ("Estilo de vida de Miami"), se puede ver un video que evidencia la caravana de automóviles.

El estado de Florida aún no está fuera de peligro de la pandemia ya que en este momento se registran más de 50.000 personas contagiadas de Covid-19, además de las más de 2.200 fallecidas. El condado de Miami-Dade, el más afectado del estado y que abarca numerosas ciudades entre la que se encuentra Miami, reporta cerca de 17.000 positivos por coronavirus y cerca de 700 muertes.

Mientras el presidente de la tribu nativa Miccosukee, de los indios de Florida, Billy Cypress, manifestó en una rueda de prensa su satisfacción y agradecimiento a los jugadores que no habían tenido miedo a visitar el casino, aún cuando todavía no se ha tomado el control de la pandemia en el estado, el alcalde de Miami-Dade, publicaba en Twitter: "Sabemos que el Miccosukee Resort & Casino abrió. El condado de Miami-Dade no tiene jurisdicción sobre las tierras tribales, pero nos gustaría recordar a los residentes que deben seguir las pautas de seguridad de los Centros para el Control de las Enfermedades si van al casino".

El complejo de hoteles y casino Miccosukee, aunque se encuentra ubicado en el condado de Miami-Dade, no está incumpliendo la Ley. Tanto la tribu Miccosukee como la Seminole, también asentada en Florida, son naciones soberanas por lo que los funcionarios del condado y del estado no tienen jurisdicción sobre sus propiedades.

La falta de "jurisdicción" que admitía el primer edil radica en una vieja discrepancia de "autoridad", entre los gobiernos federales, estatales y condales con el territorio independiente de la tribu Miccosukee, que es básicamente defendida por la Primera Enmienda de la Constitución, según falló la Corte Suprema de Estados Unidos, en 1988. La tribu obtuvo reconocimiento federal en 1962 y fundó el Miccosukee Resort & Conference Hotel y el casino, en 1999.

Favorecidos por esta circunstancia, el casino de la tribu Miccosukee fue el último en clausurar sus actividades hace
algo más de un mes, aún cuando días antes, el alcalde Giménez ya había firmado una orden ejecutiva para que se llevara a cabo el cierre de todos los negocios no esenciales.

El casino abrió su recinto atendiendo a unas nuevas normas de seguridad para tratar de evitar el contagio de coronavirus entre los fanáticos jugadores. De hecho, la razón por la que se formaron aquellas largas colas para acceder al casino, se debió a las medidas adoptadas por la compañía.

Entre las normas de protocolo se determinó que haya sólo una entrada y salida, por lo que la fluidez de tránsito de invitados es sustancialmente menor.

Por el momento, la capacidad del casino se limitó al 25%, de manera que no puede haber en el interior más de 500 personas aunque, según ha manifestó el presidente de los nativos Miccosukee, pronto esperan a aumentar al 50% para atender a 1.000 personas.

A todos los asistentes -que deben tener al menos 21 años de edad-, además de proporcionarles una barbijo, se les toma la temperatura previamente en sus coches. En caso de que esta sea "demasiado alta", no podrán acceder al interior.

Una vez dentro, para favorecer el distanciamiento social, entre cada máquina tragamonedas operativa habrá dos fuera de funcionamiento. Los jugadores deberán limpiar cada máquina cada vez que abandonen el puesto, motivo por el cual los dispensadores de toallitas desinfectantes se instalaron en todo el casino.

Tampoco se permitirá fumar, excepto en las áreas designadas; y por el momento, las salas de bingo, de póker y de juegos de adolescentes, permanecerán cerrados en esta fase de la reapertura, al igual que las instalaciones del hotel y el spa.

Con respecto a los trabajadores del casino, además de haber dado negativo al test de prueba por Covid-19, se les tomará igualmente la temperatura antes de comenzar la jornada laboral.

"Pudimos abrir pronto nuestras puertas al cumplir con lo que consideramos que son los pasos de seguridad para todos nosotros, aunque tenemos todavía un largo camino por recorrer. Pedimos, al público en general y a los miembros de nuestra comunidad, que sigan nuestras pautas", declaró el presidente tribal.

Por su parte, la tribu Seminole, que tiene varios casinos en los condados de Broward y Hollywood, está planeando sumarse a la reapertura a finales de mayo o a principios de junio.

Durante la pandemia se cerraron los 989 casinos tribales y comerciales que operan en Estados Unidos, según la American Gaming Association (AGA), de los cuales, 82 ya reabrieron bajo sus propias medidas de salud y seguridad.


 

 

Fuente:www.niusdiario.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner