Casinos De Las Vegas Volvieron A La Actividad

La ciudad de Las Vegas comenzó ayer a retomar su ritmo habitiual entre sonidos y luces de las tragamonedas, ruletas que giran sin cesar, luminarias en sus calles y los primeros turistas y jugadores que se acercan a los casinos, tras el cierre que venian sufriendo desde marzo, por la cuarentena dispuesta por la pandemia.

Grandes multitudes se lanzaron a casinos como The D, que trasladó a cientos de visitantes costeando los boletos aéreos para la ocasión. "Estamos muy animados, puedes ver las caras de todo el mundo", dijo el dueño, Derek Stevens, a periodistas. "Todo el mundo muy emocionado".

"Los últimos meses han presentado a nuestra ciudad un desafío sin precedentes", explicó. "Estamos entusiasmados por hacer que nuestros empleados vuelvan a trabajar y darles la bienvenida a la capital mundial del entretenimiento".

La famosa fuente del Hotel Bellagio, conocida por la película "La gran estafa", volvió a danzar poco antes de que abriera el casino, mientras decenas de curiosos locales y turistas hicieron fila para entrar a las 10:00 horas.

Wynn Resorts retrasó su apertura prevista durante las horas de día, en señal de apoyo a las continuas protestas nocturnas por la muerte de George Floyd en Minnesota.

La reapertura es un gran impulso para la economía de Las Vegas, que depende en gran medida del turismo y que ha visto cómo el desempleo llegó hasta 33.5% en abril.

"Hay una cantidad tremenda en juego, no solo para los casinos, sino también para la comunidad y el estado", dijo Alan Feldman, un ejecutivo de casinos de mucho tiempo que ahora es miembro del International Gaming Institute de la Universidad de Nevada, en Las Vegas. "Este es un momento extremadamente importante".

Dentro de las salas de juego de la ciudad, que redujeron su capacidad a la mitad, se establecieron estrictas reglas, como que las mesas de blackjack se limitan ahora a tres jugadores para mantener el distanciamiento social y están equipadas con barreras de plexiglás entre jugadores y croupiers.

Los empresarios están apostando a que las medidas de seguridad (dados desinfectados, desinfectante de manos y mascarillas faciales; un número limitado de jugadores en las mesas; controles de temperatura en las entradas a algunos resorts y check in en hoteles a través de teléfonos celulares) atraerán a los turistas.

"Soy optimista de que los clientes verán que las instalaciones de juego invirtieron tiempo y esfuerzo para darles la bienvenida en un ambiente seguro y entretenido",
dijo el miércoles la jefa de la Junta de Control de Juegos, Sandra Douglass Morgan.

"Las Vegas sigue siendo Las Vegas", dijo el CEO de MGM Resorts William Hornbuckle a la agencia AFP esta semana, previo a la reapertura. "Con el tiempo vamos a estar de vuelta como antes". Las directrices de la compañía que opera el Bellagio, MGM Grand, New York-New York y otros casinos, incluyen dejar apagadas las máquinas tragamonedas.

A los clientes se les "recomienda encarecidamente" cubrirse la cara mientras juegan, aunque habrá bebidas disponibles. En el cercano Treasure Island, Alecia Pérez, de 29 años, condujo temprano a Las Vegas con su esposo e hijo desde Los Ángeles.

"Tenemos un niño pequeño, era una de las razones por las que decidimos venir ahora, creíamos que estaría un poco más vacío", dijo. "Es una vacación diferente, ya que no estamos buscando irnos de juerga".

Las discotecas y los fastuosos shows de Las Vegas permanecerán cerrados por ahora. Muchos casinos toman la temperatura a los visitantes al ingreso. "Va a dar un poco de miedo al principio, por supuesto. No voy a ganar tanto dinero como solía hacerlo", dijo Luis Rosales, preparándose para su primer turno de vuelta como camarero en el hotel Venetian.

"Esta va a ser una subida bastante larga y lenta", dijo Feldman, que estaba con MGM Resorts cuando Las Vegas experimentó una abrupta paralización de viajes aéreos después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y luego una caída abrumadora en el negocio durante la Gran Recesión de 2008. "Espero que sea una subida constante, sin contratiempos".

La recuperación de la recesión tomó años, alcanzando los mejores números en enero y febrero, cuando las ganancias de los casinos eran de mil millones de dólares por mes y el desempleo estaba en un mínimo histórico de 3.6%.

"El mercado todavía depende en gran medida del tráfico aéreo, y las estadías más largas en Las Vegas generalmente están vinculadas a reuniones sociales masivas, incluidas convenciones ... conciertos y peleas de boxeo, todo lo cual puede tomar más tiempo para recuperarse", dijo el analista de UBS Robin Farley.


 

 

Fuente:www.ngenespanol.com y apnews.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner