Los Adolescentes Varones Son Más Propensos A La Adicción Al Juego

De acuerdo a un reciente informe, el 2,5 % de los adolescentes presenta adicción al juego "online", un 5 % a las redes sociales y el teléfono móvil y el 15 % de los jóvenes usan las tecnologías "de forma excesiva". Asimismo las chicas muestran niveles de adicción más elevados al móvil y a las redes sociales, mientras que los varones están más enganchados a los videojuegos y a las apuestas online, de acuerdo a los resultados del dossier "Detección temprana y prevención de adicciones tecnológicas en adolescentes", que presentaron la Universitat de València y Fundación Mapfre.

Elaborado a partir de encuestas, realizadas durante los meses previos al confinamiento, en las que participaron un total de 2.808 estudiantes entre 11 y 20 años de 32 centros educativos de 13 comunidades, revela que los adolescentes varones tienen hasta tres veces más riesgo de sufrir una adicción a las apuestas online que ellas.

El investigador de la Unidad de Investigación 'Juego y Adicciones Tecnológicas" de la Universitat de València, Mariano Chóliz, autor del informe junto a Marta Marcos, advirtió de que el confinamiento por la crisis sanitaria de la Covid-19, al aumentar la exposición, pudo incrementar la adicción al juego y a las redes sociales y bajó la edad de inicio en su consumo.

Así, personas que no jugaban se introdujeron y puede haber agravado la adicción de los que ya jugaban. No obstante, subrayó que el incremento de la dependencia que provocó el confinamiento se verá con el tiempo porque la adicción es "un proceso". Por ello, aconsejaron a los padres "estar atentos a que estos patrones de conducta no generen o agraven estas adicciones tecnológicas" aunque subrayó que con "las medidas adecuadas se pueden solucionar".

El informe concluye que las chicas utilizan más el móvil y las redes sociales como vía de interacción social y cooperación, y ellos, por el contrario, usan las tecnologías principalmente para demostrar habilidades de "estrategia, competir y ganar".

Así, el juego online es una actividad "principalmente masculina y más adictiva" que el juego tradicional, lo que hace que los chicos sean "más vulnerables a padecer adicción al juego". En concreto, el 18,3% de los chicos, frente al 2,2 de las chicas, practica el juego online como una forma de ocio y para establecer relaciones sociales.

Los que ya sufren la adicción (1,22%) son conscientes de que deben dejar de jugar, pero reconocen que necesitan apostar cada vez más para conseguir los efectos deseados, lo que les provoca pérdidas económicas. También admiten que en alguna ocasión han mentido sobre su implicación en el juego y que necesitan a los demás para que lo financien, la única forma para solventar sus deudas.

En este sentido, advierten de que el juego online en adolescentes hace que el paso del jugador social al jugador con problemas sea "muy rápido" y afecta "muy gravemente a todas las fases de la adolescencia, puesto que ni siquiera los menores están protegidos" ya que está "muy disponible y accesible".

En ese sentido, señalaron que a partir de 2011, con la legalización del juego online, se abrieron muchas páginas web de juegos, así como salones, y se colocan máquinas de
apuestas en bares, al lado de las tradicionales tragamonedas. Así, comentaron que la Comunitat Valenciana, junto a Rioja, Navarra y País Vasco, tienen "muchas más máquinas en bares sin control" y es ahí donde se inician al juego los adolescentes. No obstante, confiaron en que la nueva ley del juego de la Comunitat "solucione este problema" y pidieron leyes estatales y autónomicas para "proteja el derecho a la salud de los jóvenes".

Test

La Universitat de València y Fundación Mapfre también presentaron un test pionero en España que permite evaluar y detectar en unos minutos la adicción al móvil, redes sociales, videojuegos y juegos de azar en adolescentes entre los 11 y los 20 años.

Este test online gratuito presentado hoy, de tres a cinco minutos de duración, permite a médicos, psicólogos y profesores ayudar a detectar y prevenir de forma rápida una adicción temprana a través de 24 preguntas.

Mariano Chóliz, explicó que se incluyen 12 preguntas clave "enmascaradas" --tres por cada una de las cuatro adicciones estudiadas-- y si el adolescente responde 'sí' a todas ellas se determina que existe una dependencia que les está interfiriendo en su desarrollo personal y será necesaria una evaluación exhaustiva por parte de un especialista en adicciones.

Por el contrario, si los resultados muestran solo una o dos respuestas afirmativas se estará ante un caso de uso problemático y se pondrán en marcha pautas y estrategias preventivas que permitirán revertir a tiempo el problema para evitar la consolidación de la adicción. No obstante, indicó que la mayoría de adolescentes hace un uso adecuado de las tecnologías sin presentar criterios de adicción.

El estudio concluye que el perfil del jugador patológico online corresponde a personas que necesitan apostar cada vez más para conseguir los efectos deseados, lo que les provoca inevitables pérdidas. El jugador suele reconocer que ha mentido sobre su implicación en el juego, pero no es consciente de que debe dejar de jugar y necesita de los demás para que financien el juego, que es la única forma aprendida para solventar las deudas contraídas por el propio juego.

Chóliz explicó que esta herramienta también incluye consejos extraídos de programadas de prevención que ya están validados y demostraron su eficacia como son Aditec y Ludens. Al respecto, indicó que la pauta base para prevenir las adicciones en videojuegos, redes sociales y móviles es que el adolescente "tiene que tener el control, no la máquina" y debe decidir "cuándo y cuánto" la usa y cumplirlo. En el caso del juego "lo más preventivo es no jugar".


 

 

Fuente:ww.europapress.es y www.abc.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner