Acuerdo de Codere Con Acreedores

La compañía del sector del Juego Codere convocó a su consejo de administración para analizar el acuerdo al que llegó con los tenedores de su deuda para garantizar su solvencia a corto y medio plazo y eludir el impago, lo que la llevaría a pedir el preconcurso de acreedores. Un pacto que incluye la inyección de entre 120 y 150 millones de euros aportados por un fondo de crédito oportunista.

Según confirmado varias fuentes próximas a las negociaciones al medio El Confidencial, Codere, asesorada por Bank of America y Credit Suisse, ya alcanzó lo que se conoce como 'term sheet' o acuerdo de intenciones por el que un 'hedge fund' va a prestar una línea de crédito a 12 meses para que la compañía pueda afrontar sus pagos operativos, así como el abono del próximo cupón de sus dos emisiones de bonos, que será en octubre, por unos 27 millones de euros.

El pago del cupón del pasado mes de abril se retrasó un mes por las dificultades financieras de la empresa, golpeada por el cierre de sus instalaciones tras la declaración del estado de alarma por el Gobierno. Una medida que provocó que las agencias de rating rebajaran de forma abrupta su grado de solvencia, hasta el nivel más bajo de bono basura, al descontar que Codere podría quebrar. En el caso de Standard & Poor's, la agencia redujo su calificación financiera tres veces --la última, la semana pasada-- en lo que va de año.

Tras un periodo de gracia de un mes, la empresa pudo hacer frente a sus obligaciones al tiempo que aseguró que trabajaba en encontrar una solución para sus apuros económicos a largo plazo. Según distintas fuentes, el acuerdo general con los acreedores, asesorados por PJT Partners, ya está firmado y hoy será llevado al consejo de administración para su aprobación.

El 'term sheet' consiste en la extensión, a cambio de un tipo de interés más alto (el actual es de 6,75 y 7,25%, respectivamente), en más de tres años del vencimiento de sus dos emisiones de bonos de 500 millones de euros y
300 millones de dólares, las cuales expiran en noviembre de 2021. A la vez, los bonistas la eximen del cumplimiento del 'covenant' o cláusula por la que Codere no podía superar un determinado nivel de endeudamiento, que estaba fijado en 4,1 veces el beneficio operativo o ebitda.

En ningún caso habrá quita para los acreedores actuales, opción que el mercado descontaba cuando el precio de los bonos se hundió por debajo del 40% de su valor nominal. Actualmente, cotizan a cerca del 60%, lejos, no obstante, del 95% al que se pagaban en octubre de 2019, antes de que la compañía admitiese problemas contables en sus filiales en Latinoamérica.

Un acuerdo que se complementa con la firma de un nuevo crédito con un 'hedge fund' de entre 120 y 150 millones para garantizar la viabilidad de sus operaciones. Aunque Codere había estimado en 100 millones sus necesidades de liquidez, el equipo directivo ha ampliado esta cantidad para evitar tensiones futuras a medio plazo en el caso de que hubiera nuevos rebrotes de la pandemia que la obligaran a volver a cerrar de nuevo sus puntos de venta. La sociedad está presente en España, Italia, México, Argentina, Colombia, Uruguay y Panamá, países --especialmente los cuatro primeros-- que han sido muy golpeados por el covid-19 y que la llevó a registrar unas pérdidas de 97 millones de euros en el primer trimestre del año.

Codere tuvo ofertas de fondos como Carlyle y Pimco para conseguir el nuevo crédito. Pero las mismas fuentes apuntan que el acuerdo final es con otro 'hedge fund'. Bloomberg publicó que, además de esos nombres, entre los interesados también estaban Cerberus y Oaktree.


 

 

Fuente:www.elconfidencial.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner