Pese A Una Orden Judicial, Organización De Discapacitados Sigue Vendiendo Lotería

La Organización Impulsora de Discapacitados (OID) de España debe disolverse, como ordenó la titular del juzgado de lo mercantil de Toledo, Lorena África Sánchez, que el pasado 31 de julio abrió "la fase de liquidación" y dejó en "suspenso las facultades de administración y disposición del concursado sobre su patrimonio" por las deudas que acumula.

En el auto la jueza acuerda que sus administradores sean "sustituidos por la administración concursal", decisión que, por el momento, no ha afectado a su día a día: el 19 de septiembre, anunciaban un sorteo con un supuesto bote de más de 400.000 euros.

La OID, fundada en 1992, se presenta en su página web como "una ONG sin ánimo de lucro que lucha por la integración laboral de las personas con algún tipo de discapacidad o parados de larga duración", una labor social que, en los últimos años, ha quedado empañada por la cantidad de deudas y sentencias condenatorias que suma. Su actividad es la comercialización de productos de lotería desde delegaciones repartidas por España y cuyos números premiados hace coincidir con los elegidos por los diferentes sorteos de la ONCE, con el correspondiente ahorro que esta maniobra le permite.

La venta de boletos -indica el medio El Confidencial- les ha llegado a proporcionar unos 57 millones de euros en ingresos anuales, según la Policía Nacional, lo que no ha impedido que la OID se convierta en uno de los mayores deudores de Hacienda en los últimos años: en julio de 2019, acumulaba sanciones no pagadas por más de 86 millones. A esto hay que sumar más de 60 sentencias en su contra por vía administrativa, solo para el periodo comprendido entre 2014 y enero de 2019, así como cientos de vendedores de cupones que no están dados de alta en la Seguridad Social o sorteos cuya legalidad se ha puesto en duda una y otra vez.

La situación llega a tal punto que, el 27 de diciembre de 2014, el Boletín Oficial del Estado publicó una resolución del
Ministerio de Hacienda contra la OID por la "fabricación, distribución y comercialización de diversos productos de lotería denominados: 'Euroboleto, Euromillonario', 'Busca OID', 'Busca 25.000' y 'Superbusca 10 millones' en toda España, sin constancia de título habilitante ni nacional ni autonómico". Hacienda aplicaba entonces una sanción de 25 millones de euros a la OID "como responsable de una infracción muy grave establecida en la Ley de Regulación del Juego, al realizar actividades ilícitas de juego".

En la resolución, Hacienda calificaba los sorteos de la OID como "productos de lotería de carácter ilegal" y, con estas sanciones y deudas como telón de fondo, la jueza, responsable del procedimiento concursal, acordó su disolución el pasado 31 de julio. La decisión llegó tras la junta de acreedores celebrada un mes antes, el 4 de julio, en la que se abrió un plazo de 40 días para que tanto el deudor como los acreedores presentaran "propuestas de convenio", posibilidad que terminó sin acuerdo: "Procede dejar sin efecto la fase de convenio anteriormente acordada y abrir la de liquidación", ordenó.

Con este auto del 31 de julio, la jueza abrió un plazo de 15 días para que "la administración concursal presente un plan para la realización de los bienes y derechos integrados en la masa activa del concursado" y, para evitar cualquier malentendido, el 1 de septiembre emitió un nuevo auto en el que recordaba que la junta de acreedores prevista para el día 11 había quedado suspendida. Mientras tanto, la OID ha seguido anunciando nuevos sorteos, el último, este mismo domingo, cuestión por la que El Confidencial se ha puesto en contacto con la organización sin obtener respuesta.


 

 

Fuente:www.elconfidencial.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner