El Caso De Corrupción Que Conmueve A Alabama

En lo que se considera como uno de los casos de corrupción más clamorosos del Estado de Alabama, Estados Unidos, el juez sentenció ayer a prisión condicional durante tres años, a Jennifer Poucy, la última acusada por el soborno a senadores para que votasen a favor de un proyecto de ley sobre el juego. La ley en cuestión, estaba destinada a proteger a los casinos que operan los juegos de bingos electrónico, ante la presión estatal que buscaba prohibirlos por considerarlos ilegales.

Pouncy testificó en dos juicios admitiendo que ella actuaba como intermediario entre su jefe Jarrod Massey y el operador de casinos Ronnie Gilley. Asimismo, la mujer dijo que ofrecía "contribuciones de campaña" a los senadores, a cambio de conseguir su voto para un proyecto de Ley relacionado con los juegos de azar.

Finalmente fue sentenciada a tres años de prisión condicional en suspenso, a pesar de que el fiscal Rae Woods manifestó que Pouncy, merecía una pena de prisión de dos años por haber cometido un grave delito, ya que según afirmó su accionar amenazó al propio sistema de gobierno de Alabama.

Su abogado defensor alegó que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, había ofrecido inicialmente otorgar la libertad condicional a la última acusada, a cambio de su cooperación en el caso.

Los fiscales habían pedido al juez que sentenciara a Pouncy, que se declaró culpable en el cargo de conspiración a dos años de presión, aludiendo que había cometido delitos graves. Sin embargo, el abogado defensor Tommy Spina, justificó el accionar de la acusada manifestando que ella solamente estaba siguiendo las órdenes de sus superiores y que no buscaba "abrir" un casino sino solamente mantener su empleo.

El caso de corrupción data del año 2010, el cuál alcanzó al dueño del casino más grande del estado Milton McGregor, y a cuatro senadores estatales.

El operador de casinos, Gilley de 47 años, admitió haber ofrecido 3, 7 millones de dólares en contribuciones de campaña a cambio de que los senadores apoyen la legislación, destinada a proteger su casino en Dothan de la represión estatal, mediante la celebración de un referéndum sobre la legalidad de las máquinas de los juegos de bingo electrónico.

El ex representante estatal Terry Spicer, el ex propietario de Country Crossings, Ronnie Gilley y Jarrod Massey fueron condenados en el mes de julio a cumplir  entre 4 y 6 años de prisión.

Pouncy, madre de un niño de tres años, es la cuarta acusada en el caso de corrupción, que finalmente, obtuvo su sentencia a cumplir tres años de prisión condicional, 100 horas de servicio comunitario y 4 mil dólares en multas y honorarios. Su abogado explicó que la acusada sólo fue un títere y que tanto Massey y Gilley, fueron los creadores intelectuales del plan. Según el abogado, utilizaron como mediadora a su defendida aprovechando que se trataba de una mujer joven y atractiva. Por su parte, los senadores que Pouncy trató de sobornar fueron absueltos en el juicio.

Spina, manifestó ante el juez que Pouncy fue la primera en cooperar con la investigación con el FBI desde el inicio de la causa en 2010 y su testimonio en los dos juicios realizados, ayudó a que tanto Massey como Gilley se declaren culpables.

Los involucrados estaban tratando de aprobar una enmienda constitucional en la sesión legislativa del 2010, que permitiría continuar operando el bingo electrónico a pesar de la represión estatal del gobernador Bob Riley, quien murió después de que el FBI anunció la investigación.

Las escuchas telefónicas entre Massey y Giley, demostraron que planeaban que Pouncy sedujera a un senador, a cambio de obtener sus votos a favor de la legislación de los juegos de azar.

 

  

 

 

 

 


 

 

Fuente:www.al.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner