Caesars Perdió El Juego En Macao

Caesars Entertainment informó que dejará de lado su proyecto de contruir un complejo en Macao, luego de que el CEO Gary Loveman, se negó a solicitar una licencia de casino en el territorio, permitiendo a sus competidores directos Las Vegas Sands, Wynn Resorts y MGM Resorts hacer sus movimientos estratégicos en la zona.

Mientras que Caesars reconoció su error, Macao dejó de emitir licencias de casinos, y la empresa decidió entonces adquirir un campo de golf -pagando unos 578 millones de dólares-, en la esperanza de que en algún momento las autoridades de la región especial de China le permita abrir un complejo de casino.

Eso ocurrió hace cinco años, tiempo durante el cual la deuda a corto y largo plazo de la compañía se disparó a 22 mil millones de dólares, mientras que las autoridades de Macao no se han movido sobre la moratoria de licencias.

El mes pasado la compañía comenzó a tratar de deshacerse del campo de golf que pierde dinero, y poder salir del negocio en Macao.

"Cuando tienes mucho que el capital dedicado a un activo que no está entregando todo su potencial, es necesario considerar otras opciones", dijo Steven Tight, presidente de desarrollo internacional de la empresa.

Si bien la empresa aún no ha recibido ninguna oferta formal para la propiedad, Tight dijo que ha habido "un significativo nivel de interés" de "un número de compradores potenciales".

La decisión Caesars para salirse definitivamente de China, pone de relieve cómo la empresa se basa en gran medida en un lento mercado estadounidense, donde los críticos dicen que no provee una clara línea para saldar la pesada deuda.

La medida pone también a Caesars en diferencia de sus principales rivales en Las Vegas. Wynn Resorts Ltd., Las Vegas Sands Corp.y MGM Resorts International se adjudicaron licencias de casinos en Macao cuando se abrió a operadores extranjeros en 2002. El nercado que montaron en Macao genera más de cinco veces los ingresos por juegos de azar de Las Vegas Strip.

Caesars, opera principalmente casinos en Estados Unidos, incluyendo Atlantic City, donde los ingresos estaban en decadencia incluso antes de que se encuentran afectados por el Huracán Sandy.

La empresa compró la parcela de 708 mil metros cuadrados en 2007, y el último trimestre llevó a 101 millones de dólares de rebaja en la propiedad. El dinero de la venta podría ser utilizado para ayudar a cancelar la deuda de Caesars de 22 mil millones de dólares.

Gary Loveman dijo este mes a los inversionistas en Las Vegas, que la compañía recibió una clara señal del gobierno de Macao que no concedería licencias a los operadores de casinos estadounidenses.

Caesars está luchando por la deuda que se acumuló por la compra de capitral privada en el 2007, y depende de los jugadores de Estados Unidos para el crecimiento.

"En el largo plazo, los mercados de juego estadounidenses no se están recuperando en la medida en que lo necesitan, para fijar a la estructura de capital", opinó Peggy Holloway,
analista de Moody's.

Para Michael Paladino, analista de Fitch Ratings, uno de los problemas de Caesars es el de no invertir lo suficiente en el mantenimiento de las propiedades existentes de Estados Unidos.

Gary Loveman y su tesorero Eric Hession dicen que la empresa cuenta con opciones para reparar sus balances. Una posibilidad es que los propietarios de capital privado podrían invertir más en la empresa, para permitir a Caesars recomprar la deuda comercial con un descuento y reducción de los pagos de intereses.

También Caesars planea actualizar las propiedades de sus casino en Las Vegas el próximo año, utilizando las ganancias de la venta por 610 millones de dólares de un casino de St. Louis.

Loveman dijo que Caesars también tiene mucho que ganar en nuevos mercados como Ohio y Massachusetts, al abrirse a los juegos de azar.

"Estamos en medio de uno de los períodos de mayor crecimiento", dijo. "La salud financiera de la empresa es mucho más fuerte de lo que la gente piensa".

A pesar de que se retira del negocio de Macao, los ejecutivos dicen que no se dan por vencidos en la región asiática.

Caesars está tratando de conseguir contratos de gestión de hoteles sin juegos de azar en Asia, una estrategia similar a la de su rival MGM Resorts. El año pasado dijo que tenía un acuerdo para gestionar un futuro hotel en isla china de Hainan. Un contrato de gestión típica de un hotel grande, podría generar cerca de 3 a 5 millones de dólares en ingresos al año, dijeron.

Asimismo, la compañía está muy interesada en ofertar por licencias de casinos en Taiwán y en Japón, tan pronto como Tokyo lo permita.

Una perspectiva más inmediata es la posibilidad de una colaboración en Corea del Sur con Lippo Group, uno de los mayores conglomerados de Indonesia. Caesars está en conversaciones para adquirir una participación minoritaria en un resort casino.

La primera fase del proyecto potencial costaría 500 millones de dólares y contaría con 100 mesas de juego, 150 máquinas tragamonedas, 600 habitaciones de hotel, salones de ocio, locales comerciales y residenciales.

El casino sería modesto, sin embargo, porque Corea, con raras excepciones, sólo permite a los extranjeros jugar en sus casinos.

"El objetivo es crear una oferta atractiva para el mercado extranjero sin gastar demasiado", dijo la empresa.

 

 


 

 

Fuente:online.wsj.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner