Los Sobornos De Okada Ascienden A 30 Millones De Dólares

La cifra por el supuesto soborno canalizada por Universal Entertainment, la empresa del magnate japonés Kazuo Okada, a un ex asesor de la Junta de Juego de Filipinas, ascendería a 30 millones de dólares, seis veces más que la inicialmente confirmada por las investigaciones periodísticas.

Rodolfo Soriano, el ex asesor que ahora se encuentra en el centro de una investigación por soborno, fue el receptor de una serie de pagos en el primer semestre de 2010, de acuerdo con los registros de la compañía y entrevistas con los empleados actuales y antiguos, y personas familiarizadas con la investigación.

De corroborarse el soborno, Okada sería despojado de la licencia de casino de su empresa en Filipinas y también pondría en peligro su licencia de juego en Las Vegas.

Soriano, quien tenía estrechos vínculos con miembros clave de la administración de la ex presidente de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, recibió los pagos de Universal, que estaba haciendo lobby para concesiones fiscales del gobierno y aumentar la rentabilidad de un casino 2 mil millones de dólares que se estaba desarrollando en la bahía de Manila.

Soriano está ahora bajo la investigación del Departamento de Justicia de Filipinas, que ha creado un panel de investigación sobre el hecho con el objetivo de presentar los resultados en el próximo mes.

Además de la investigación en las Filipinas, los pagos de Universal están siendo investigados por los reguladores de juego de Estados Unidos, y la Junta de Control de Juegos de Nevada podría llamar a prestar declaración al multimillonario de 70 años de edad.

Las poderosas conexiones de Soriano incluyen al marido de Arroyo, José Miguel, con quien había viajado a Las Vegas en 2009.

Soriano fue un colaborador de Okada en los primeros tiempos del proyecto de Filipinas, y los documentos de Universal lo describen como el "secretario personal" a Efraim Genuino, ex jefe del ente regulador de juegos de azar y entretenimiento filipino PAGCOR (Philippine Amusement and Gaming Corporation).

Fernando Topacio, abogado de José Miguel Arroyo, dijo que no estaba al tanto de eventuales relaciones de negocios entre José Miguel Arroyo y Soriano. "Estamos negando los informes que vinculan a Arroyo en el caso de soborno", dijo Topacio.

PAGCOR por su parte dijo que no tiene conocimiento de los pagos a Soriano, pero está cooperando con la investigación sobre soborno en Filipinas.

Los pagos de Universal a Soriano en 2010 fueron descritos en una reunión de la empresa como un "bono de culminación" por su ayuda en el tratamiento de los obstáculos restantes para el casino, incluyendo una exención del impuesto de sociedades y las restricciones a la propiedad extranjera, dijeron fuentes involucradas en el proyecto.

Las autoridades filipinas ya han amenazado con despojar a la empresa operadora de Okada de su licencia de casino si los investigadores encuentran evidencia de soborno. Reguladores de Nevada también podría imponer sanciones, incluida la suspensión de la licencia de Okada en Las Vegas.

Cualquier resultado supondría un importante revés para Okada, quien se ha comprometido a recuperarse de una costosa lucha legal con el maganate de los casinos Steve Wynn, para convertir Universal en un operador líder en Asia de casinos y complejos turísticos de gama alta.

Por su parte, la investigación de la Junta de Juego de Nevada comenzó en agosto y está cobrando impulso.

"Continuamos con nuestro trabajo", dijo el presidente de la Junta AG Burnett, quien declinó comentar sobre los próximos movimientos del organismo, o la probable conclusión de su investigación. "Estamos a punto en plena etapa de nuestra investigación".

Los investigadores estaban especialmente preocupados por la transferencia de fondos a Soriano a su controlada Subic Leisure and Management, registrada en las Islas Vírgenes Británicas, ya que esa jurisdicción permite a las empresas ocultar la identidad de los directores y los inversionistas.

"Él va a tener algo interesante que explicar", dijo una fuente de la investigación.

El gobierno de Gloria Macapagal Arroyo dió a Universal una exención del impuesto de sociedades en marzo de 2010 dejando al casino responsable solo por un impuesto al juego del 23,5 por ciento. Esa exención fue clave para la rentabilidad proyectada del casino, que se había dado una licencia provisional en 2008.

Como resultado de las concesiones fiscales y los bajos costos de mano de obra en Filipinas, Okada dijo a los inversionistas y analistas el año pasado que el casino de Manila sería más rentable que el juego en Macao o Las Vegas.

La investigación de los pagos a Soriano amenaza con complicar los esfuerzos de Okada para recuperarse de una costosa disputa con el magnate Steve Wynn.

Okada fue el mayor inversor de Wynn, hasta que el multimillonario estadounidense lo acusó de pagos inadecuados por 110.000 dólares en entretenimiento y otros gastos, para los reguladores de juego de las Filipinas y Corea, donde Okada también está tratando de construir un casino.

 

 


 

 

Fuente:www.reuters.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner