Unión Europea Adopta Nuevas Medidas Contra El Lavado De Dinero

La Unión Europea adoptó dos propuestas para fortalecer las normas vigentes en materia de blanqueo de capitales y las transferencias de fondos, en relación a los riesgos asociados con el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, ampliando su accionar a los canales de juegos de azar.

El Comisario del Mercado Interior, Michel Barnier, dijo que "la Unión Europea está a la vanguardia de la lucha internacional contra el reciclado de dinero procedente de las actividades delictivas que pueden socavar la estabilidad y dañar la reputación del sector financiero".

"Nuestro objetivo es proponer reglas claras para fortalecer la supervisión de los bancos, casinos, abogados, contadores y todas las profesiones", agregó.

La Comisario de Asuntos del Interior, Cecilia Malmström, dijo que "el dinero sucio del narcotráfico, el tráfico ilegal de armas o la trata de seres humanos, no puede tener un lugar en nuestra economía. No debemos permitir que el crimen organizado pueda lavar dinero a través del sistema bancario o el juego de azar. No debemos permitir que nuestros bancos puedan convertirse en las lavanderías del dinero del crimen que se utiliza para financiar el terrorismo".

El paquete de medidas incluye una directiva sobre la prevención de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo y un reglamento sobre la información que acompaña a las transferencias de fondos, con el fin de garantizar una "trazabilidad adecuada".

La legislación extiende su alcance para hacer frente a las nuevas amenazas y vulnerabilidades como garantizar, por
ejemplo, la inclusión de los juegos de azar en el ámbito de su aplicación (la anterior directiva se aplicaba solo a los casinos), e incluye una referencia explícita a las infracciones fiscales.

La directiva asegura una cobertura más completa de los juegos de azar, en razón de la vulnerabilidad del sector al lavado de dinero. Las propuestas prevén un reforzamiento de las facultades sancionadoras de las autoridades competentes, mediante la introducción de un conjunto mínimo de normas, basadas en principios para el fortalecimiento de las sanciones administrativas, y un requisito para que puedan coordinar sus acciones cuando se trata de casos transfronterizos.

Promueve altos estándares para combatir el lavado de dinero, más allá de los requisitos del GAFI sobre como ampliar su cobertura a todas las personas que suministren bienes o prestación de servicios, mediante el pago en efectivo de una cantidad igual o mayor de 7500 euros, debido a que algunos interesados creen que el actual límite de 15.000 euros es insuficiente.

La normativa fortalece la cooperación entre las diferentes unidades de inteligencia financiera, que se encargarán de recibir, analizar y comunicar a las autoridades competentes, todo informe de transacciones sospechosas de lavado de dinero o financiamiento del terrorismo.


 

 


 
Banner
Banner
Banner