Aprueban Más Casinos Para Nueva York

Los votantes del estado de Nueva York aprobaron ayer una enmienda constitucional para expandir el juego en el territorio, que autoriza un máximo de siete casinos a gran escala como parte de un plan destinado a crear empleos en las regiones del norte del estado con dificultades económicas.

La propuesta, que fue propulsada por el gobernador Andrew M. Cuomo, fue apoyada por el 57 por ciento de los votantes.

La aprobación de la enmienda, marca un hito en la larga discusión acerca de la ampliación del juego en el territorio que ha durado décadas, y que costó millones de dólares en campañas, donde muchos operadores de la industria competirán para sacar provecho al mercado de Nueva York con nuevos casinos.

El estado de Nueva York ya tiene cinco casinos gestionados por naciones indias originarias, todos al norte del territorio, y nueve salas de máquinas tragamonedas en los hipódromos. La Legislatura estatal, a instancias de Cuomo, exigió que en un primer momento, se permita sólo cuatro nuevos casinos, y sólo al norte del estado, en el área de Albany, la región del Valle Catskills-Hudson y parte en la Southern Tier, un región a lo largo de la frontera norte de Pennsylvania.

Cuomo, un demócrata, dijo que el desarrollo de casinos crearía puestos de trabajo, atraería a los turistas y permitiría al estado recuperar parte de los ingresos por juegos de azar, que ahora fluyen a los casinos de los estados vecinos.

"Literalmente, hay una hemorragia de gente hacia las fronteras que van a los casinos", dijo Cuomo tras votar en el condado de Westchester el martes. "Creo que se va a mantener el dinero en este estado, y creo que es un importante vehículo de desarrollo económico para el Valle Hudson y en especial para el estado de Nueva York".

Los votantes a favor de la enmienda propuesta, dijeron que el beneficio económico potencial es demasiado importante para el estado para dejarlo pasar, especialmente teniendo en cuenta la economía dormida en algunas partes del norte del estado.

El debate en Nueva York sobre la expansión del juego, fue
mucho más moderado que en otros lugares en los que se han propuesto casinos, en parte porque Cuomo redactó la prouesta de una manera que neutraliza muchos posibles opositores, como las tribus indias que operan los casinos del norte del estado.

La enmienda fue promovida por una coalición llamada New York Jobs Now, que fue financiada principalmente por sectores interesados al juego, incluidos los operadores de las salas de máquinas tragamonedas de los hipódromos, así como los sindicatos que estaban en beneficio del desarrollo de casinos. Recaudó más de U$s 4 millones para la campaña, que incluía una serie de anuncios de televisión promoviendo los beneficios económicos del proyecto y citando el respaldo de los editoriales de periódicos.

Los partidarios de la medida se beneficiaron de la redacción de la boleta electoral, que interpretó a la propuesta de una manera positiva, lo que sugiere que podría dar lugar a nuevos puestos de trabajo, el aumento de la financiación escolar y la moderación de impuestos a la propiedad, y omitiendo los argumentos negativos. El texto, aprobado por la Junta Estatal de Elecciones, previa consulta con Cuomo, fue criticado por grupos de vigilancia del gobierno, pero la demanda no tuvo éxito.

Los opositores argumentaron que Andrew Cuomo y otros partidarios de la propuesta, estaban siendo demasiado optimistas sobre los beneficios económicos.

Los obispos católicos del estado instaron a los votantes a "considerar la posibilidad de consecuencias negativas" y el obispo episcopal de Nueva York advirtió contra "falsas esperanzas".

Los nuevos permisos de operación de casinos serán otorgados por un panel que será nombrado por la Comisión de Juego del Estado. Los desarrolladores han expresado el mayor interés en Catskills, donde los grandes centros turísticos una vez prosperaron.


 

 

Fuente:www.nytimes.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner