Casinos Vigilan A Jugadores Pero Se Olvidan De Los Huéspedes

Los casinos de Las Vegas disponen en sus pisos de juego de una infinidad de cámaras de videovigilancia focalizadas  para evitar que los jugadores hagan trampas durante las partidas o para detectar actitudes sospechosas por parte de sus clientes. Sin embargo, muchos establecimientos no cuentan con las mismas medidas de seguridad en los pasillos de sus hoteles, dejando a huespedes y personal, a merced de cualquier acto delictivo.

23 de los 27 principales casinos de Las Vegas no poseen cámaras de vigilancia en los pasillos o en los elevadores. Trabajadores, patrones y fiscales coinciden en que es una luz verde para cometer actos críminales.

Los ejecutivos de los casinos dicen que no hay necesidad de tomar medidas adicionales de seguridad: que los casinos tienen más cámaras por metro cuadrados que cualquier aeropuerto o estadio deportivo en el país, con miles de lentes de alta tecnología que escudriñan los pisos de juegos, vestíbulos y ascensores.

Las cámaras de circuito cerrado ocultas en los techos son omnipresentes en las películas de Hollywood sobre la llamada Ciudad de los Pecados, como en "Ocean Eleven", de 2001.

Pero la agencia Associated Press concluyó que 23 de los 27 grandes casinos de Las Vegas no tienen vigilancia en los pasillos de sus hoteles o en los elevadores.Todos menos cuatro de los 27 hoteles son propiedad de MGM Resorts International, Caesars Entertainment Corp., Las Vegas Sands Corp. y Wynn Resorts Ltd.

La agencia de noticias llegó a esa cifra tras entrevistar a ejecutivos de casinos y visitando hoteles que declinaron hacer comentarios. Solo Caesars Palace, Planet Hollywood, el MGM Grand y Tropicana Las Vegas vigilan los pasillos por encima de la zona de juegos.

"La gente tiene un falso sentido de seguridad cuando va a un casino", dijo el asesor de seguridad Fred Del Marva. "Uno piensa: 'Voy al Bellagio, tiene 2.000 cámaras de seguridad, así que no hay problemas de seguridad'. Pero eso no es cierto. En nivel de seguridad en el hotel es cero".

Los casos que se cuentan sobre episodios ocurridos en los pasillos de los hoteles de estos megacasinos son variados.

La mucama Brandi Patrick fue perseguida el año pasado por un hombre casi desnudo en un pasillo en el casino Flamingo. La mujer dijo que tuvo que encerrarse en un cuarto de útiles de limpieza, mientras buscaba temblorosa su teléfono móvil para llamar a la seguridad.

Patrick se estremece todavía al pensar qué le hubiera pasado si no hubiese tenido el teléfono con ella. "Algo pudiera pasar y nadie se enteraría hasta el final del turno", dijo.

A la turista Allyson Rainey le robaron su computadora de la habitación en el hotel-casino Harrah's el año pasado. Un detective de la policía apresó al ladrón después de verlo con la bolsa de la computadora en una grabación de vigilancia del
vestíbulo.

Gary Selesner, presidente de Harrah's y Caesars Palace, dijo que las cámaras no pueden sustituir que los huéspedes estén alerta en los delitos en que un ladrón empuja puerta por puerta hasta encontrar una abierta.

Los robos en las habitaciones son la gran mayoría de los delitos en los casinos y han aumentado en años recientes, mientras que los robos han bajado en resto de la ciudad, según un análisis de estadísticas de la policía.

James Sweetin, fiscal adjunto de distrito de Las Vegas, dijo que la ausencia de cámaras no sólo alienta los delitos menores como el robo, sino que dificulta enjuiciar los más graves.

El fiscal se pregunta si una mayor vigilancia hubiera evitado la violación de un niño de 13 años en una habitación de hotel del Circus Circus, de MGM, el 31 de diciembre del año pasado, o la agresión a una mujer inconsciente en el Cosmopolitan. Dino que el agresor de la mujer evitó ser visto por las cámaras tomando las escaleras.

Las mucamas tienen sus propias historias de horror. Patrick dijo que nunca reportó lo que le sucedió a la policía o a sus supervisores. Ejecutivos del hotel dijeron que hubieran investigado el caso si ella lo hubiera reportado.

Otras mucamas recuerdan experiencias similares, y también dijeron que las reportaron.

En 2011, una mucama de 65 años fue golpeada en la cara, la llevaron a la fuerza a la cama en una habitación vacía y la violaron en el casino Bally's. En este caso, el agresor también usó las escaleras. Hay un hombre acusado en el caso, que todavía no concluyó.

El principal obstáculo a una mayor vigilancia en los pasillos de los hoteles es el costo, dicen los expertos.

Un hotel mediano pudiera pagar 2 millones de dólares para instalar el sistema y 100.000 dólares al año para supervisarlo, según Art Steele, ex director de seguridad de Stratosphere Las Vegas entre 1996 y 2009. El casino, ubicado entre la vía principal de la ciudad, The Strip, y el centro, es uno de los pocos lugares donde hay cámaras en los pasillos. Y Steele dijo que fueron de ayuda todos los días.

La otra preocupación son las demandas. Si los casinos instalan cámaras en los pasillos pero no prestan atención a las grabaciones, los huéspedes pudieran demandar a casino por negligencia, según Les Gold, que litiga casos de responsabilidad en el bufete Mitchell Silberberg & Knupp en Nueva York.

 

 


 

 

Fuente:www.elnuevoherald.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner