"Regular Pensando En El Vecino No Es Una Buena Idea"

Mientras otros países de la región están dejando pasar la posibilidad de regular los juegos en línea, la autoridad regulatoria peruana estudia las leyes de libre comercio internacional para incorporarlas a su proyecto de regulación. Perú, está buscando los medios para que las empresas que ya operan, y las que pretenden hacerlo, no tengan inconvenientes que puedan terminar en reclamos a organismos internacionales. Si bien Manuel San Román, director general de Juegos de Casinos Y Máquinas Tragamonedas, adelantó que espera que las apuestas deportivas se disparen con el comienzo del mundial de fútbol, aunque aseguró que no existen proyecciones concretas.

Durante una entrevista con El Diario del Juego, Manuel San Román, aseguró que la oficina a su cargo está estudiando los tratados de comercio en temas de Internet, porque pone obligaciones a los requisitos que estaban solicitando para para la regulación del juego en línea. Según los tratados internacionales de comercio, "no podemos exigir que las empresas que van a prestar sus servicios instalen sus servidores en Perú, por lo que estas empresas que ofrezcan juegos en Internet o apuestas deportivas pueden operar desde la nube", aseguró.

San Román, explicó que tampoco pueden exigir que las empresas instalen una Terminal Server, que es un sistema de control que ellos estaban pidiendo a las empresas, pero las leyes internacionales no lo exigen. "Ese tema lo estamos salvando, porque la nueva condición que implementaremos incluye una cláusula para que las empresas transmitan a una dirección IP del Mincetur toda la información que se refieran a las apuestas realizadas en la plataforma, en tiempo real", explicó y añadió que los reguladores van a tener acceso a la plataforma para fines de fiscalización.

La adición de los tratados de comercio al proyecto de la regulación de los juegos en línea en el Perú responde a varios factores, según dijo San Román, pero principalmente a que no se quiere colisionar posteriormente con ninguno de los tratados de libre comercio, evitando de esta manera que alguna de las empresas que operen en el Perú demande que la regulación incumple con leyes internacionales. Además, explicó que ninguna de las empresas que están trabajando y que quieren trabajar en el país ha objetado en ningún momento las condiciones que están exigiendo.

En la actualidad, existen unas diez empresas de apuestas deportivas que están operando en el Perú, algunas de las cuales tienen oficinas en suelo peruano, lo que significan que están pagando, al menos, impuestos a la renta. El problema es que en el actual estado de cosas, las empresas no están adecuadas a los sistemas de control que exige la ley. "Nosotros necesitamos que estas empresas pongan en marcha los sistemas de control para fiscalizar el acceso a menores de edad, controlar el tema de
juego responsable y los límites de juego, y asegurar, con garantías, el tema de los premios ganados y respecto también a las multas que se podrían imponer. Entonces, ellos están operando y lo que están esperando es también una regulación, lo que pasa que nosotros recién estamos en este tema, saltando la valla con respecto a los acuerdos internacionales", explica.

Además, el tema de la falta de regulación está golpeando en los sistemas estadísticos en materia de apuestas. Las empresas no están obligadas a dar cifras a las autoridades por lo que los números en dinero y cantidad de jugadores, pisan el suelo de la conjetura y sólo se conoce lo que las empresas están dispuestas a divulgar. "En los últimos tiempos la cosa está cambiando por el mundial pero, al no haber regulación, el tema de las estadísticas se nos escapa porque no se puede hacer una medición clara. Había algo así como cerca de 1200 millones de soles que se jugaban al año en el Perú (Unos 370 millones de dólares). Estamos seguros que en este momento han subido, porque ya están haciendo apuestas a futuro", declara San Román y asegura que, mientras no se regule, no se va a saber a ciencia cierta si el de las apuestas deportivas es un mercado de 500, 1.200 o 2.000 millones de soles.

Cabe destacar que el código civil del Perú señala claramente que los juegos de azar están todos permitidos, excepto los expresamente prohibidos, y lo único que está prohibido en el país son las máquinas tragamonedas dirigidas a los menores y las carreras de galgos. Es decir, que las empresas de apuestas deportivas no son ilegales, pero al no estar reguladas, el tema se está convirtiendo en un verdadero problema.

La industria del juego peruana se ha visto beneficiada por la prohibición del juego en Ecuador, cuyos habitantes viajan para poder jugar y apostar en sus salas. Sin embargo, San Román explica que ellos tratan de no medir las consecuencias con respecto a otros países y buscan regular mirando hacia a dentro de sus fronteras. Él explica que "a veces regular pensando en el vecino no es una buena idea, por eso lo que tenemos que hacer nosotros es regular de acuerdo a nuestra propia diosincrasia".i


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner