Los Dos Proyectos Para Una Nueva Ley Regulatoria En Paraguay

El expresidente de la Conajzar y actual asesor en materia de juegos de azar en la Cámara de Diputados de Paraguay, Javier Balbuena, explicó que ese cuerpo legislativo está trabajando en la creación de una nueva ley regulatoria para el juego en su país "más acorde con la realidad y las normas jurídicas actuales".

Durante una entrevista con El Diario del Juego, Balbuena señaló que su nombramiento como asesor en la Cámara de Diputados se debe a que las autoridades paraguayas pidieron una revisión de un nuevo proyecto de ley presentado por la Conajzar en agosto último. “En un 80 por ciento era el proyecto de mi autoría que había presentado en el año 2016. Pero había un 20 por ciento del nuevo texto que cambiaba totalmente la estructura y se presentaba incoherente con todo el resto del cuerpo, por lo que la Comisión de Asuntos Económicos me pidió presentar un nuevo proyecto”, señaló.
Hoy existen dos iniciativas en la Cámara de Diputados paraguaya, una patrocinada por el actual titular de la Conajzar, José Antonio Ortiz Báez, y el otro el presentado por la Comisión de Asuntos Económicos (CAE) en septiembre y redactado por el asesor parlamentario. “La diferencia fundamental es que en el proyecto presentado en agosto, en su primer artículo se le da al Estado la posibilidad explotar el juego por sí. En el proyecto que yo presenté a través de la CAE, no se establece esa posibilidad, el juego será explotado por el sector privado y regulado por el Estado”, aclara y añade que en Paraguay nunca hubo una explotación del Estado y el proyecto de la Conajzar copia de alguna manera el modelo argentino. “Hay una cuestión muy práctica que ya va con la lógica y lo jurídico que es uno no puede ser juez y parte. No puede ser que la misma Conajzar te establezca las reglas del juego para que la entidad misma lo explote”, recalcó.
Por otro lado, una de los criterios que comparten ambos proyectos es que la entidad reguladora se convierta en una oficina autónoma. “El criterio de dar autonomía y autarquía presupuestaria a la Conajzar es un criterio uniforme entre todos los proyectos. Desde el año 1997 por medio de la ley aprobada en ese año la Conajzar es una dependencia administrativa del Ministerio de Hacienda, es decir, es una oficina más del Ministerio”, explicó Balbuena, quien además indicó que sin un presupuesto acorde es absolutamente imposible cumplir de forma efectiva ninguna función.
En otro orden de cosas, el resonante caso de amaño de partidos, en donde está presuntamente implicado el presidente del Club Olimpia, podría señalar un nuevo reto para las futuras regulaciones del juego en el país. Balbuena aseveró que si se comprueba la manipulación de resultados, se debería trabajar de forma conjunta entre la Asociación paraguaya de Fútbol y la Conajzar. “Yo creo que este año el rubro de los juegos de azar tiene que avanzar hacia el desarrollo del reglamento de las apuestas deportivas, y trabajar junto con las autoridades que regulan el fútbol paraguayo, me parece que ese es el camino a seguir. Falta una coordinación, si se llega a comprobar debería haber una sanción, no solamente desde la APF, sino desde la Conajzar, pero si no tenemos las reglas para sancionar, no podemos hacer nada.”, dijo.
Balbuena explicó que hoy en día, la entidad reguladora paraguaya no está comunicando con fluidez y precisión las tareas que desarrolla en materia de regulación. “Si alguien me pregunta cuántas licencias de casinos dio la Conajzar, no tengo idea. Sé que dieron algunas porque me llega extraoficialmente información, pero no puedo decir en qué condiciones, qué canon van a pagar, cuál es la regulación, porque no se publica nada. Al final, habría que buscar información desde el sector privado, aunque es dudosa porque cada uno maneja sus intereses”, dijo y confesó que conoce más de lo que ocurre en materia de juegos de azar en Argentina, Colombia o Perú que en su propio país, ya que no se publica información desde la Conajzar.
Para finalizar, Balbuena explicó que desde su visión “éstas son las dos cuestiones a tener en cuenta en este año; primero en relación a las apuestas deportivas, que se realice un trabajo en conjunto entre las autoridades regulatorias del fútbol y del juego, para que juntos encaminen la obtención de un reglamento acerca de los posibles fraudes en los resultados de los eventos deportivos. Ya hay un esquema, Paraguay no va a ser el primer país, se debe mirar un poco la doctrina extranjera y acomodar a la situación real del país; y el segundo objetivo es visibilizar más la gestión de la Conajzar, porque no se está comunicando casi nada”.


 

 


 
Banner
Banner
Banner