Hipódromo de Tandil: Piedrita Rodríguez Y El Intendente Tienen Responsabilidad

Desde la segunda semana de febrero en el juicio por las irregularidades en el hipódromo de Tandil desfilaron el intendente de esa ciudad, exfuncionarios, y trabajadores, entre otros testigos, con solo dos acusados sentados en la sala. Uno de los principales testigos, el veterinario y dirigente político Marcelo Valle, accedió a hablar con el Diario del Juego para dar su visión del caso y las ramificaciones que la causa puede llegar a tener.

Al principio de la causa había varios imputados más, entre ellos el fallecido Daniel Blanco, el intendente Miguel Lunghi, el exsecretario de desarrollo de la comuna, Oscar Maggiori y el exjefe de gabinete municipal y actual diputado nacional, Carlos Fernández.

Valle explica que "fue (Carlos) Fernández el que cometió una serie de irregularidades, pese al que el responsable visible era Pedro Espondaburu, hoy uno de los dos acusados. Pero después se lo saca de encima y estuvieron en el tema del hipódromo Juan Pablo Frolic, Marcos Nicolini, César Ballerque y estuvo también Adriana Barenstein, todos tuvieron que ver con el hipódromo, así que todos en mayor o menor medida son responsables".

Para el dirigente político, tanto el intendente Miguel Lunghi y el extitular del IPLyC, Jorge "Piedrita" Rodríguez, tienen su parte de culpa en el desarrollo de las irregularidades.

"Estoy seguro que Lotería tuvo mucho que ver en todo debido al desempeño de la Comisión de Seguimiento. Ellos decían que estaba todo bien y la verdad que no estaba nada bien porque era muy alevoso lo que se denunciaba y la comisión de seguimiento era ilegítima porque no estaba formada como decía la ley, ya que nunca estuvieron los diputados de la oposición", aseveró

Según Valle el tema de las carreras cuadreras, en donde el municipio no controlaba, fue una de las cuestiones turbias que no se esclarecieron. "El municipio decía que quien tenía que controlar era Lotería. Pero Lotería no controla las cuadreras porque solamente controla lo que es oficial y a las cuadreras no estaban dentro de su circuito. Entonces ahí tiene que controlar el municipio o autorizar y el municipio no tenía ni idea".

Valle aseguró que el municipio nunca controló como debía, ni hizo las obrar necesarias para generar una industria sana, ya que con la mera realización de unas cuantas carreras mensuales, no basta para que el turf se fortalezca. "La industria va a mejorar si hay muchos caballos entrenando todo el mes para que vayan y corran en los hipódromos grandes, y así lograr buenos premios que se vuelquen después en la actividad, pero eso acá nunca sucedió".

Asimismo, explicó que una funcionaria municipal rubricó que en los 2.500 metros de pista se había instalado un sistema de riego artificial por aspersión, cuando en realidad nunca hubo riego en la pista salvo en la recta, donde se había hecho un trabajo para el riego. "Lo invité al abogado defensor para que me acompañe a corroborarlo, porque esa obra estaría si se hubiese hecho y es obvio que no está. Ese
control era responsabilidad del municipio y por eso las autoridades de entonces tienen que dar respuestas", se quejó.

Con respecto a la responsabilidad de Lotería, Valle manifestó que son las entidades reguladoras las que tienen que controlar y conocer en qué se gasta el dinero. "No puede ser que se presenten facturas y se considere que con eso es suficiente. Se debe controlar para saber si son reales, investigar en qué se gasta y adónde va la plata y si ese dinero se transforma en resultados. Hoy en día de los resultados son malísimos porque la plata no se gasta como se debe", remarcó y además señaló que si existiese un control serio, realizado por personas responsables, todos los problemas se solucionarían. Para él, la Comisión de Seguimiento, que estaba compuestas por "tres tipos que se juntaban en La Plata solamente para mirar las facturas de gastos", fue una de las responsables de que no se controlaran las irregularidades que se cometieron, y eso era responsabilidad del IPLyC, es decir, de "Piedrita Rodríguez.

Por otro lado, el veterinario considera que el estado de la cancha es un gris que complica la situación, por eso no creyó concluyente que fuera a decir algo al respecto en su declaración. No obstante, consultado sobre el tema, explicó que la pista de Tandil es mala por naturaleza debido a la calidad del suelo en su gran mayoría compuesto por tosca, lo que hace mucho más difícil mantenerla en condiciones.

"Acá se hizo un trabajo al principio cuando vino Vistas Serranas, pero ni siquiera entonces se hicieron los desagües que se debían hacer y con la lluvia toda esa arena se fue y solamente se emparchaba. Teníamos canchas emparejadas en donde el caballo iba corriendo sobre firme y por ahí metía la pata en algo blando lo que significaba un peligro. Después entrabamos en la discusión si las lesiones eran o no por el estado de la cancha y obviamente veía que acá había muchas lesiones óseas y otras lesiones complejas, era sin duda por el estado de la cancha" explica.

Para él, este juicio no sólo puede llegar a tener ramificaciones debido a los personajes que se nombran, sino que también que va servir de base para que haya mayores controles por parte de la entidad reguladora o sea quien fuere quien designe el Estado. Valle señala que mientras los programas de Tandil anunciaban siete carreras, dos oficiales computables y cinco carreras oficiales no computables, era norma común que dos de esas carreras no se realizaran. "Por lo general eran dos oficiales y tres de las otras pero parece que nadie se daba cuenta que había dos que se anunciaban y no se hacían. Había cosas que eran fáciles de controlar y ahí creo que el gran responsable fue el IPLyC".


 

 


 
Banner
Banner
Banner